jpmorgan casa

15 de septiembre 2020 | 10:00 am

La productividad de los trabajadores de la firma JPMorgan Chase & Co disminuyó a medida que la mayoría de los colaboradores adoptaron el trabajo desde casa como opción para hacer frente a la propagación del COVID-19, de acuerdo con una nota publicada por Bloomberg.

Los lunes y viernes son los días en que la productividad laboral se vio más afectada, según datos que dio Jamie Dimon, director ejecutivo de la empresa, en una reunión privada con la empresa de banca de inversión Keefe, Bruyette & Woods.

Este hecho, sumado a las preocupaciones de que el teletrabajo no es un remplazo de la interacción orgánica, es parte de la razón por la que el mayor banco de Estados Unidos está instando a más trabajadores a regresar a las oficinas en las próximas semanas.

“El estilo de vida del trabajo remoto parece haber afectado a los empleados más jóvenes, y la productividad general y la combustión creativa se han visto afectadas”, escribió Brian Kleinhanzl, en un comentario del 13 de septiembre a los clientes, citando una reunión anterior con Dimon.

¿El home office acabará con la creatividad?

JPMorgan notó la diminución de la productividad entre “los empleados en general, no solo en los empleados más jóvenes”, aclaró el portavoz del banco, Michael Fusco, en un comunicado enviado por correo electrónico, y agregó que los trabajadores más jóvenes “podrían verse perjudicados por las oportunidades de aprendizaje perdidas” al no estar en las oficinas.

“En general, Jamie cree que volver a la oficina será bueno para los empleados jóvenes y fomentará las ideas creativas”, escribió Kleinhanzl.

Las conclusiones de la institución financiera aportan un dato al debate sobre si los empleados rinden al mismo nivel en casa o en su lugar de trabajo. Lo que se muestra es que el teletrabajo por periodos prolongados podría no ser adecuado, al menos para algunas funciones laborales.

Algunos estudios previos a la pandemia afirman que los trabajadores remotos eran tan eficientes como los empleados en las oficinas, pero había duda sobre el rendimiento de los colaboradores durante confinamientos obligatorios.

JPMorgan dijo la semana pasada a sus empleados de ventas y trading de más experiencia que se les exigiría que volvieran a la oficina antes del 21 de septiembre, la medida más contundente de un banco estadounidense para que los empleados regresen a sus lugares de trabajo.

También animó a los trabajadores que desempeñen otras funciones a que regresen, para tener una aforo máximo en sus instalaciones de Nueva York del 50%.

Al trabajo remoto en México le hace falta regulación