13 de octubre 2021 | 5:00 am

Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene la capacidad para dar subsidios de gas licuado de petróleo (LP) a los hogares de menores ingresos, ya que la ganancia que obtiene al vender este combustible subió de 3.41 pesos por kilo en septiembre del 2019 a 6.26 pesos por kilo en el mismo mes del 2021.

Con los recursos de ingresos extraordinarios que tiene Pemex por el sobreprecio al que está vendiendo el producto, el gobierno podría canalizar esos ingresos o una parte a subsidios focalizados para otorgarle 10 kilos al mes (de gas LP) a 5 millones de familias

dijo en entrevista Carlos Serrano,  presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas).

Incluso, planteó, pueden ser 8 o 12 kilos a 10 millones de familias o buscar un nivel que sea razonable, realista y que ayude al segmento poblacional de menores ingresos.

“El resto de la población necesita pagar el costo real del energético, porque no hay quién subsidie una cantidad de dinero tan grande”, aclaró.

El aumento a nivel internacional en el precio del gas, impulsado por mayor demanda de China e India por propano y butano, que son los componentes de este combustible, y una menor oferta, sobre todo en Estados Unidos ha elevado el gasto de las familias por este bien básico.

Te puede interesar: Gobierno debe preparar subsidios focalizados 

Pemex paga más, pero gana más 

Si bien la petrolera ha tenido que pagar más por la escalada de precios del gas LP, sus ganancias han crecido.

En septiembre del 2019, Pemex pagaba por el gas LP que luego vende a las gaseras 4.50 pesos por kilo, y lo vendía a 7.90 pesos por kilo en la zona centro del país, con lo que tenia una ganancia de 3.41 pesos por kilo, la cual subió a 6.26 en septiembre del 2021. ,

Ahí es donde se abre otra oportunidad para que Pemex considere el momento de crisis que vive  el país, la economía de las familias, las empresas y disminuirlo

reiteró Serrano. 

Detalló que de enero a agosto del 2021, Pemex vendió en promedio aproximadamente 659,000 toneladas de gas LP por mes. La petrolera produce aproximadamente 38% de todo el volumen a nivel nacional, lo que representan 250,000  toneladas e  importa cerca de 145,000 toneladas: mientras que el restante lo importan las empresas privadas.

A su vez, hay compañías que compran el gas LP a Pemex para llevarlo a empresas y hogares. En abril del 2020, las compañías pagaban cada mes en promedio 32 centavos de dólar por galón, un nivel que subió a 1.29 dólares por galón en septiembre del 2021.

Afectación general

La escasez de propano y butano a nivel internacional provocó un aumento de 85% en el precio de referencia internacional, el Mont Belvieu, ya que creció de 0.70 a 1.29 dólares por galón del 25 de diciembre del 2020 al 17 de septiembre del 2021.

Para contener el gasto de gas LP en  hogares y negocios, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) fijó los precios el pasado 31 de julio. Sin embargo, esa directriz de emergencia va desfasada respecto al precio que Pemex vende a las gaseras.

“Estas semanas, Pemex subió en la Ciudad de México aproximadamente 1.20 pesos (el precio de kilo de gas LP) y la CRE a 50 centavos. Hay un desfase que ha pegado en una disminución semana tras semana al margen bruto para pagar los costos de la distribución (de las gaseras)”, aseguró Serrano.

Agregó que esa presión generó las manifestaciones de los comisionistas, que son personas morales o físicas que no están contratadas por las gaseras, sino que distribuyen de forma independiente.

Se ha hecho el efecto sandwich apretando ese margen y reduciéndolo a una cantidad que ya no alcanza para cubrir los costos. Eso hace que las empresas no pueden enfrentar los costos de distribución y garantizar el abasto, la seguridad, la inversión y el empleo

advirtió. 

En el país existen 1,330 plantas de gas, alrededor de 35,000 vehículos de reparto y 4,700 estaciones de servicio. Además el equipo de reparto requiere inversiones de entre 1 millón y 1.5 millones de pesos de mantenimiento.

Pese a la problemática, que no se había dado en los últimos 5 años, la Amexgas no ha obtenido respuesta de la Secretaría de Energía (Sener) con quien pidió abrir el diálogo.

“De aquí a los siguientes 60, 90 o 100 días se va a disparar más el precio. Al no existir una fórmula para determinar el precio de una forma transparente, precisa, que esté alimentada con datos que garanticen y reconozcan los costos de distribución, nos estamos exponiendo a que se pueda generar un colapso económico donde las empresas no puedan comprarle a Pemex”, dijo.

A la Amexgas, que opera desde hace 59 años, están incorporadas 130 empresas y más de 400 plantas de distribución instaladas en 27 estados del país.