fbpx

1 de abril 2019 | 10:45 am

La empresa petrolera Saudi Aramco es la más rentable del mundo, según información financiera difundida durante el roadshow previo a la emisión de bonos internacionales por 10,000 millones de dólares.

Saudi Aramco, el mayor productor de petróleo del mundo, tuvo ingresos netos por 111,000 millones de dólares el año pasado.

Las ganancias de la petrolera estatal durante el año pasado fueron mayores a las de compañías como Apple que tuvo ingresos netos por 59,530 millones de dólares; Alphabet, matriz de Google, tuvo 30,740 millones; la petrolera Exxon Mobil, 20,840 millones de dólares; Shell, 17,510 millones, y Amazon con 10,070 millones de dólares, explica el Wall Street Journal.

Antes de impuestos y otros gastos, Aramco obtuvo ingresos por 212,000 millones de dólares, tres veces más que Apple y un monto similar a los presupuestos militares de los 28 miembros de la Unión Europea, detalla el diario.

Previamente, la empresa había sido recelosa sobre sus estados financieros, pero tuvo que revelarlos para obtener una calificación pública y poder empezar a emitir bonos internacionales.

Fitch y Moody’s le otorgaron una calificación A+ y A1, respectivamente, la misma que tiene Arabia Saudita, lo cual habla de la estrecha relación de la petrolera con el gobierno. Es decir, que la economía ralentizada del reino podría pesar en los costos de financiamiento de Aramco, una situación similar a la que viven Pemex y México.

Alrededor de 70% de la recaudación de Arabia Saudita entre 2015 y 2017 provino de los impuestos pagados por Aramco, entre ellos 20% de los ingresos recibidos por cada barril de petróleo vendido a hasta 70 dólares. Si el precio del crudo sube, también se eleva la proporción que se entrega al gobierno.

“La alta producción, vastas reservas, bajos costos de producción y un perfil financiero conservador”, fueron algunas de las razones listadas por Fitch para otorgarle A+, que explicó que podría haberle dado una AA+, pero la compañía mantiene una estrecha relación con el estado que regula el nivel de producción, impuestos y dividendos.

“La calificación de Saudi Aramco está limitada por la calificación del gobierno de Arabia Saudita dados los amplios vínculos de crédito entre los dos”, razón por la cual la petrolera no pudo obtener una calificación mayor, coincidió Moody’s.

Aún así, la calificadora destacó que Aramco es una empresa con características AAA, debido al nivel de la deuda mínima en relación con los flujos de efectivo, la gran escala de producción, liderazgo en el mercado y el acceso en Arabia Saudita a una de las reservas de hidrocarburos más grandes del mundo.

Este lunes inicia el roadshow para el lanzamiento de bonos con valor de 10,000 millones de dólares para el financiar la adquisición de 70% (con valor de 69,100 millones de dólares) de la petrolera Sabic, anunciada la semana pasada.

Se llevará a cabo en al menos ocho ciudades en Estados Unidos, Europa y Asia, según personas familiarizadas con el tema, de acuerdo con The Wall Street Journal.

Para administrar la primera oferta de deuda, Aramco eligió a los bancos JPMorgan Chase y Morgan Stanley.

El príncipe heredero Mohammed Bin Salam quiere atraer a inversionistas para reformar la economía de Arabia Saudita y diversificarla del petróleo, según el Financial Times, de cara a una posible oferta pública inicial de Aramco en 2021.

Previamente, el príncipe heredero había planteado una valuación de 2 billones de dólares para la petrolera, lo que levantó dudas en el mercado. Con las cifras publicadas este lunes, la valuación de Aramco quedaría en alrededor de 1.5 billones de dólares.