22 de octubre 2020 | 1:59 pm

La percepción que tiene Banco de México (Banxico) sobre la situación financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex) y del riesgo que representa para las finanzas públicas del país difiere de la que tiene la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La subgobernadora de Banxico, Irene Espinosa, expuso que si Pemex requiere mayores niveles de capitalización por parte del gobierno esto podría representar una fuerte presión para las finanzas públicas del país.

 Si bien, hoy Pemex está transitando de una manera mucho más fluida en los mercados financieros, vemos que se ha ido postergando una solución estructural de los problemas de esta empresa,

 dijo la subgobernadora.

“Realmente la pregunta es sobre la viabilidad de Pemex en el largo plazo y esto qué va a significar en las finanzas públicas”, remató la subgobernadora en un foro virtual organizado por la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

La pérdida de grado de inversión es un tema fundamental, ya que puede generar efectos enormes en el costo de financiamiento no solo del gobierno, sino también de las empresas y de toda la economía en su conjunto, agregó Espinosa.

Al respecto, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, respondió que difería con la postura de la subgobernadora, pues si bien Pemex está en una situación que es retadora, la petrolera provee de 900,000 millones de pesos al año a las finanzas públicas.

 Esas son buenas y malas noticias porque quiere decir que Pemex todavía provee de recursos importantes a la Federación, pero al mismo tiempo mantiene una dependencia de ingresos petroleros,

 defendió Yorio.

Otros riesgos económicos

Espinosa, quien es egresada en economía por el ITAM, también consideró que si bien ha sido acertada la postura de Hacienda de no establecer medidas procíclicas que tienen que ver con reformas tributarias, la debilidad de la economía afectará los ingresos.

 A partir de este año prácticamente se van a agotar los recursos de los fondos de estabilización. Entonces vamos a tener un 2021 en donde ojalá la actividad económica se pueda ir recuperando como se prevé, pero hay muchísimos riesgos sesgados a la baja

 planteó Espinosa.

Otro aspecto que genera dudas sobre el avance de la economía mexicana es el gasto de inversión pública, pues se está destinando a proyectos que han sido bastante cuestionados por su rentabilidad.

“Se está sacrificando la inversión y el gasto que se está haciendo son en proyectos, cuya rentabilidad financiera y social ha sido muy cuestionada”, dijo la subgobernadora.

El subsecretario recordó los acuerdos que se han hecho con el sector privado para que México pueda seguir avanzando en diversos sectores productivos.

Recuperación del tercer trimestre, punto de acuerdo

Un punto en el que sí coincidieron la subgobernadora de Banxico y el subsecretario de Hacienda es en que la economía mexicana tocó fondo en el segundo trimestre del año por efecto de la crisis generada por la pandemia del COVID-19 y que el tercer trimestre mostrará una recuperación mejor de lo esperada.

 La información preliminar indica que, sobretodo en el tercer trimestre ya empezamos a ver cifras incluso mejores de las que se tenían previstas (…) Sin embargo no hay que echar las campanas al vuelo,

dijo la subgobernadora.

El subsecretario, quien es economista por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, indicó que los datos recientes del IGAE ponen en línea de cómo va el PIB con las estimaciones que ha hecho tanto el Fondo Monetario Internacional con las estimaciones de Hacienda.

 Esto viene de una sincronización de la apertura de diversos sectores que están integrados por el bloque de Norteamérica, vemos una recuperación en las ventas minoristas y también vemos recuperación en el empleo

 precisó Yorio.

La pregunta va a ser qué tan rápido podemos converger y qué tan rápido podemos mantenernos en esta senda, mencionó el funcionario.

“Coincido con la subgobernadora de que debemos ser cuidadosos y prudentes, pero tenemos que ser estratégicos  e identificar qué es lo que va a marcar el ritmo (…) en la medida en que se controle la pandemia se recuperará la confianza de los consumidores, las inversiones y esto dará mayor solidez a la recuperación”, planteó el subsecretario.