Sundar Pichai

11 de diciembre 2018 | 1:06 pm

Sundar Pichai, CEO de Google, tuvo que responder este martes los cuestionamientos de los legisladores estadounidenses sobre las prácticas de la compañía en cuanto a recopilación de datos, el presunto sesgo contra los conservadores en los resultados de búsqueda y su posible incursión en China.

Hace unas semanas, Google se negó a enviar un representante cuando los legisladores entrevistaron a Mark Zuckerberg y a Jack Dorsey, directores ejecutivos de Facebook y Twitter, respectivamente.

Sin embargo, Pichai tuvo reuniones a puerta cerrada con miembros del Congreso para discutir lo que los republicanos han calificado de un ‘sesgo liberal’ en Google.

En la comparecencia, organizada por el líder de la mayoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, se enfatizó que 90% de las búsquedas en la web se realizan a través de Google, y que por lo tanto, la transparencia debería ser su prioridad.

Es la primera vez que el líder de Google habla ante legisladores en una audiencia pública.

Sesgo político en el buscador

Una de las inquietudes principales que expresaron los congresistas fue el posible sesgo político que las búsquedas de Google pudieran arrojar sobre ciertos temas y candidatos.

Como ejemplo, el legislador Steve Chabot  dijo que él ha escrito un blog semanal durante nueve años y contó que una vez revisó en Google su proyecto de Ley de Derogación de Atención Médica y los resultados eran “prácticamente todos contra el proyecto”.

Lo mismo sucedió con la ley de impuestos aprobada por los republicanos, que fue atacada por dar un abrumador recorte de impuestos a los estadounidenses más ricos, comentó Chabot.

“Comprendo la frustración al ver noticias negativas … Lo que es importante aquí es que usamos una metodología sólida para reflejar lo que se dice sobre un tema determinado en un momento dado. Lo hacemos sin tener en cuenta la ideología política”, contestó el ejecutivo de Google.

Pichai aseguró que la compañía trabaja “sin ningún sesgo político. Lo construimos de manera neutral”.

Varios legisladores demócratas también descartaron la acusación sobre un sesgo anticonservador, que tanto republicanos como Trump han lanzado contra Google en numerosas ocasiones.

Recopilación de datos

La cantidad de datos que Google puede recopilar harían “ruborizar al NSA (Agencia de Seguridad Nacional)”, comentó en la sala el presidente del Comité Judicial, Bob Goodlatte.

Al asegurar que la mayoría de los estadounidenses probablemente no tenían idea de cuánta información podría estar recolectando Google sobre ellos cuando usan la plataforma, así como los datos de sus smartphones durante el transcurso del día, como sus movimientos e incluso el medio de transporte que puedan tomar, el legislador cuestionó al CEO sobre esta práctica.

“Google hace todo lo posible para que las personas puedan controlar su privacidad. Los usuarios tienen una opción sobre qué datos envían y que algunas aplicaciones, como las de fitness, requieren cierta recopilación de datos”, contestó Pichai.

Tarifas de publicidad

La publicidad en Google fue otro tema que los legisladores no dejaron pasar y cuestionaron al ejecutivo sobre si la plataforma ofrecía las tarifas más bajas posibles para los anuncios de candidatos políticos, tal como lo exige la ley para televisión y radio, o si en la plataforma los anuncios, pese a estar dirigidos al mismo público, pagaban cifras distintas.

“Las tasas se ven afectadas por una variedad de factores, incluida la hora del día en que se compra un anuncio”, explicó Pichai, quien agregó que Google aborda sus responsabilidades cívicas de una manera no partidista.

Aseguró también que se ha realizado una revisión significativa de cómo y qué cuentas compran los anuncios.

En el caso de la intervención de Rusia en las elecciones de 2016, el CEO de Google señaló que detectaron dos anunciantes ligados a ese país y que las compras de anuncios fueron de alrededor de 4,700 dólares.

Lucha contra discursos de odio

Con las redes sociales surgió una nueva forma de diseminar los discursos de odio. Ante ello, los legisladores cuestionaron a Pichai sobre las medidas que Google ha emprendido para combatirlos.

El CEO de Google señaló que YouTube tiene reglas claras sobre el discurso de odio y que la compañía eliminará los videos cuando se publiquen videos de la supremacía blanca.

Pichai dice no al proyecto Dragonfly

Después de protestas de empleados de la compañía y el rechazo de los legisladores en Estados Unidos al proyecto Dragonfly, el cual incluía implementar un sistema de búsqueda con contenido censurado en China, el CEO de Google dijo en la comparecencia que por el momento no tienen planes de expandirse en ese país.

“Nuestra misión principal es proporcionar a los usuarios acceso a la información, y obtener acceso a la información es un derecho humano universal”, subrayó Pichai.