26 de julio 2019 | 5:00 am

El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, el S&P/BMV IPC, cumplió este jueves dos años sin anotar máximos históricos.

El 25 de julio de 2017, el IPC cerró en 51,713.38 unidades y marcó su décimo noveno récord tan solo ese año. Dos años después, el índice se encuentra 20% por debajo del punto más alto, o bien a 10,780 unidades de distancia.

La Bolsa lleva mucho tiempo siendo un activo decepcionante en relación riesgo-rendimiento. Como cuando alcanzó máximos, terminó siendo más influenciada por factores externos a la baja y no logró seguir a sus pares internacionales

dijo Jonathan Zuloaga, asesor macroeconómico y de mercados de Columbus.

Mientras el IPC no ha marcado más récords -y se encuentra en zona de corrección desde su punto más alto- los principales índices accionarios de Estados Unidos atraviesan por otra realidad.

En conjunto, el S&P 500, el Promedio Industrial Dow Jones (DJIA), el NASDAQ Composite y el Russell 2000, han anotado 244 máximos desde el 26 de julio de 2017 (un día después del último récord del IPC), es decir, han impuesto máximos históricos, en promedio, cada dos sesiones.

En rendimiento, la historia es similar, donde destaca lo hecho por el NASDAQ y el Dow, con alzas de 28.48 y 25.57%, respectivamente los últimos dos años.

Qué tan lejos está el IPC de su máximo solo indica qué tanto podría dar de rendimientos, pero el contexto marca una variable ante la cual que la mayoría de los inversionistas prefieren no arriesgar: el tiempo

dijo Cipactli Jiménez, cofundador de snowball.mx, ecosistema de inversión.

Puntos distantes

De finales de 2016 al 25 de julio de 2017, el IPC marcó un rendimiento de 13.30%. En el mismo lapso de este año, el índice mexicano presenta un ajuste de 1.70% y la incertidumbre local e internacional pueden mermar más su desempeño.

Pese al castigo recibido los últimos meses, que ha llevado al IPC a niveles clave, el mercado accionario mexicano empieza a surgir como una opción interesante para quien busca rendimientos a mediano y largo plazo.

“Las bajas (de las últimas sesiones) han sido tan pronunciadas en muchas emisoras que están en niveles apetecibles para inversionistas patrimoniales. Los malos reportes trimestrales ya parecen descontados y no me extrañaría ver un rally de alivio de corto plazo”, comentó Fernando Félix, analista independiente.