8 de diciembre 2018 | 5:00 am

El gigante de los autos eléctricos Tesla cada vez se encuentra más acompañado. Además de los esfuerzos de las automotrices tradicionales en el mercado de los vehículos eléctricos, hay dos competidores que representan una amenaza más directa: Lucid y Nio.

Con inversión saudí

Lucid es una startup de motores eléctricos con sede en California que planea competir con la compañía de Musk en su mismo terreno.

La empresa fundada en 2016 tuvo una inversión inicial de 131 millones de dólares por parte de Tsing Capital, el banco Sumitomo, Venrock y Le EFO, entre otros. Sin embargo, su mayor impulso fue la reciente inversión que el fondo soberano de Arabia Saudita (PIF) le inyectó, de 1,000 millones de dólares.

Esta ronda financiará la línea de autos que saldrá en 2020, bautizada como Lucid Air,y la construcción de una planta en Casa Grande, Arizona, para centrar su estrategia de venta en Estados Unidos.

El Lucid Air fue presentado hace dos años como un auto de lujo que tendrá un rango de conducción de 643 kilómetros y podrá alcanzar una velocidad de 320 kilómetros por hora.

Aunque Lucid aseguró que comenzaría a vender sus vehículos a finales de 2018, no es probable que cumpla con la fecha.

Cuando se anunció la inversión de PIF en septiembre, Tesla tuvo una caída de 2% en sus acciones. PIF es el mismo fondo al que Musk se refirió cuando tuiteó que ya tenía asegurados los recursos para deslistar a la empresa.

“La convergencia de nuevas tecnologías que reforme a los automóviles es benéfica y realizable”, dijo a The Verge el director tecnológico de Lucid -y antes ejecutivo de Tesla-, Peter Rawlinson.

Ford mostró interés en adquirir la compañía el verano pasado, sin embargo, nunca se concretó un acuerdo.

Emprendimiento chino

Nio es una empresa dedicada al desarrollo y fabricación de automóviles eléctricos que cuenta con el respaldo del gobierno chino, que busca fomentar este mercado en la región.

Actualmente China representa solo 15% de las ventas de Tesla y las tarifas de importación tienen un impacto fuerte en sus costos. Una camioneta SUV eléctrica de Nio, fabricada en China, es 60% más barata que una SUV Tesla.

Ante esta problemática, la marca fundada por Elon Musk aceleró la construcción de su planta en China en la que podrá comenzar a producir desde mediados de 2019 para intensificar su competitividad en el continente asiático.

En este momento, Nio y Tesla no son competencia directa ya que se dirigen a regiones diferentes, mientras que Tesla tiene presencia en Occidente, Nio se expande en Asia principalmente, pero los esfuerzos de Elon Mush por expandirse en China podrían enfrentarlos.

Nio ofrece autos y camionetas eléctricos e inteligentes de alta gama que -al igual que Tesla- se pueden pedir mediante una app, pagarse y ser entregados en la casa del comprador o su punto de preferencia.

(Foto tomada de la página oficial de Nio)