fbpx
Adidas

13 de marzo 2019 | 10:25 am

Muy pronto, los Stan Smith o los UltraBoost podrían estar ausentes en los aparadores de Adidas en América del Norte.

Problemas en la cadena de suministro de Adidas ocasionados por un cuellos de botella impediría satisfacer la demanda de sus productos en los próximos meses y frenar el crecimiento de sus ventas en el primer semestre de este año, particularmente en América del Norte.

El presidente ejecutivo, Kasper Rorsted, explicó que la compañía no tiene la capacidad de fabricación para mantenerse al día con la creciente demanda de sus artículos de precio medio.

“El volumen creció más rápido de lo previsto y no respondimos lo suficientemente rápido a esa señal de demanda”, afirmó Rorsted en una conferencia de prensa, en la que destacó que la firma duplicó sus ventas en América del Norte en los últimos tres años.

Este problema, estimó el presidente ejecutivo, le costaría a la compañía entre 225 y 450 millones de dólares.

Las acciones de la marca alemana de indumentaria deportiva, que subieron 22% el año pasado, cayeron más de 5% en las primeras operaciones del día, pero a las 10:24 am (hora de la Ciudad de México) recortaban sus pérdidas a 2.97%, a 115.80 dólares.

Su mayor rival, Nike, ha estado recuperando terreno en el mercado ayudada por un flujo constante de lanzamiento de nuevos productos y una fuerte presencia de las selecciones patrocinadas por Nike en la Copa del Mundo de futbol.

Adidas reveló que el crecimiento de sus ventas sin efectos cambiarios se desacelerará  entre 5 y 8% en 2019, desde 8% en 2018 y que los problemas de suministro representarán una caída de 1 o 2%.

En contraste, Nike pronosticó un crecimiento en las ventas para 2019 cercano a una cifra baja de doble dígito, mientras que la alemana Puma anticipó un crecimiento de 10% en sus ingresos ajustados a efectos cambiarios.

La compañía espera un crecimiento en sus ventas en un rango de solo 3 a 4% en el primer semestre del año, el cual se acelerará en el segundo semestre a medida que aumenta los suministros.

Las ventas de Adidas aumentaron 13% en China y 9% en América del Norte, pero cayeron 6% en Europa. La empresa espera retomar el crecimiento en Europa en el transcurso de 2019, pronosticando un ligero aumento de sus ingresos para la región sin considerar efectos cambiarios.

Para recuperar el crecimiento en Europa, Rorsted detalló que la empresa está invirtiendo fuertemente en mercadotecnia, incluso con acuerdos de patrocinio como el que logró con el Arsenal del fútbol inglés.

“Continuaremos invirtiendo fuertemente en deportes. Queremos ser la mejor compañía de deportes del mundo, no la mejor compañía de moda”, sostuvo Rorsted.

Con información de Reuters