fbpx

31 de enero 2019 | 5:00 am

El precio de los bonos venezolanos, en dólares, repuntó 30% el primer mes del año. Juan Guaidó, quien se autoproclamó presidente del país sudamericano, puso en duda que el mandato de Nicolás Maduro continue, algo que los inversionistas han tomado de manera positiva, de momento.

“Esta es una buena señal para los mercados financieros. Se puede interpretar como el fin del régimen de Maduro, lo que alimenta el interés por realizar compras especulativas de bonos venezolanos con la expectativa que, con un cambio de régimen, se puedan retomar los pagos de la deuda que actualmente está en incumplimiento”, dijo Heriberto Sandoval, asesor en inversiones independiente.

Los bonos venezolanos a dos años pasaron de 23.33 a 30.40 dólares por papeles en enero. Dicho bono, que es calificado como basura, paga una rendimiento de 85%. Mientras más elevada sea la tasa que paga un bono, mayor es el riesgo que percibe el inversionista que, en el caso de Venezuela, ese temor es inmenso.

Firmas como Allianz, T Rowe Price Group, Grantham Mayo Van Otterloo y BlackRock, son los mayores tenedores de bonos de Venezuela, por lo que, momentáneamente son los más favorecidos con el repunte, aunque esto también depende de la fecha en la que compraron estos títulos.

Estados Unidos presiona con el tema del petróleo

Guaidó ha recibido el respaldo de países como Estados Unidos, Canadá y de la Unión Europea. Como medida de presión extra sobre Maduro, John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, anunció el bloqueo de activos por 7,000 millones de dólares y 11,000 millones de dólares en ingresos esperados por exportaciones petroleras durante el año.

La imposición de estas sanciones sobre la empresa Petróleos de Venezuela (PDVSA) se realizó para evitar que Maduro tenga acceso a activos y recursos de Venezuela, de acuerdo con un análisis de Banco Base.

La llegada de Guaidó al poder, en caso de darse, tampoco significaría una transformación radical e inmediata en el país.

El riesgo es mayúsculo con la situación actual. “No se sabe si en caso de un cambio de gobierno en Venezuela, el entrante reconozca y honre los compromisos financieros o haga borrón y cuenta nueva; es una situación extrema con mucha incertidumbre”, dijo Eugenio Gallegos, analista financiero y bursátil independiente.

Los problemas políticos se suman a las dificultades económicas. El PIB venezolano cumplirá su sexto año consecutivo de contracción e hiperinflación. Para este año, la caída del PIB se estima en 9.70% y la inflación llegará a niveles de 823,691%, según datos de Bloomberg.

Que continúe el alza en los precios de los bonos venezolanos depende mucho de cómo vaya evolucionado, favorablemente, la transición del régimen en Venezuela

Heriberto Sandoval.