3 de octubre 2021 | 7:00 am

Advertisement

En octubre de 2020, México vio el surgimiento de su primer unicornio: Kavak. Menos de un año después, otras cinco startups han logrado el hito al superar la marca de los 1,000 millones de dólares en valuación.

Estas son las cuatro empresas que lo han conseguido:

Kavak

La plataforma de compraventa de autos seminuevos anunció en octubre del año pasado que su valuación superó los 1,150 millones de dólares tras cerrar una ronda de financiamiento en la que participó SoftBank.

“Es algo realmente importante para el ecosistema en América Latina, y especialmente en México. Estamos más que emocionados por este hito”, dijo el CEO de Kavak, Carlos García, en ese momento.

En entrevista con EL CEO, el ejecutivo añadió que el mercado que atienden y el producto que ofrecen fueron factores clave para convertirse en el primer unicornio mexicano.

García comenzó Kavak en 2014, inspirado por una mala experiencia al comprar un vehículo usado que con el tiempo le trajo otros gastos. Fue entonces cuando pensó en profesionalizar el mercado de los seminuevos al adquirir, arreglar y vender la unidades mediante una plataforma, evitando en el camino otros inconvenientes como el fraude.

Desde entonces, Kavak ha llamado la atención de más inversionistas y el cierre de su más reciente ronda de inversión —el pasado septiembre— ubica su valuación en 8,700 millones de dólares.

De esta forma, Kavak se convirtió no solo en el unicornio más valioso de México sino que su valuación supera la capitalización de mercado de empresas como Grupo Carso Televisa, Peñoles, Liverpool, Cuervo o Volaris.

Hoy, la firma opera en México, Argentina y Brasil.

Bitso

El pasado mayo, el exchange de criptomonedas mexicano se convirtió en el segundo unicornio en el país al alcanzar una valuación de 2,200 millones de dólares.

La startup logró el hito tras levantar una ronda de capital serie C de 250 millones de dólares, liderada por Tiger Global y Coatue, acompañados por Paradigm, BOND & Valor Capital Group.

La empresa surgió por el interés de Pablo González, uno de sus cofundadores, en las criptomonedas, que conoció en 2011 durante una estancia en Canadá, dos años después dio origen a la empresa junto a Daniel Vogel y Ben Peters.

“El crecimiento del ecosistema de criptomonedas este año ha sido notable. Bitso tardó seis años en conseguir su primer millón de clientes. Ahora -menos de 10 meses después- hemos alcanzado la cifra de dos millones”, dijo Daniel Vogel, CEO del exchange de criptomonedas, en un comunicado cuando se convirtieron en unicornio.

La empresa también opera en Brasil, Argentina y El Salvador, donde se convirtió en el principal proveedor de servicios de criptomonedas en la billetera digital “Chivo” cuando el país adoptó el bitcoin como moneda de curso legal.

Clip

En junio, Clip anunció el levantamiento de una ronda de 250 millones de dólares, en la que participaron SoftBank y Viking Global, que la llevó a una valuación de 2,000 millones de dólares.

Adolfo Babatz fundó la empresa especializada en pags con tarjeta en 2012 tras laborar en PayPal, donde germinó la idea de dar a los pequeños negocios la opción de aceptar pagos con plásticos, pero no se concretó al interior de la empresa estadounidense.

El ejecutivo estima que de los casi 11 millones de negocios en México, apenas alrededor de un millón acepta pagos con tarjeta y “Clip está tratando de llenar este vacío”, dijo a Bloomberg.

Hoy la empresa tiene oficinas en México, Estados Unidos y Argentina.

Konfío

El pasado 29 de septiembre, la fintech Konfío cerró una extensión por 110 millones de dólares de su más reciente ronda de levantamiento de capital, con lo que alcanzó una valuación de 1,300 millones de dólares.

David Arana y Francisco Padilla crearon la empresa en 2014 en busca de facilitar el otorgamiento de créditos a pequeñas y medianas empresa (pymes).

Desde entonces amplió su plataforma para integrar soluciones de pago, servicios financieros y software de productividad para las pymes.

A la fecha Konfío ha comprado tres empresas, en 2019 se hizo con la plataforma Astro, en 2020 con el software para contadores Gestionix y el pasado agosto sumó a Sr. Pago.

Clara

La fintech mexicana Clara anunciaba su  ronda de financiamiento serie B por 70 millones de dólares, con la que alcanzó una valuación de 1,000 millones de dólares, lo que la ingresa a la clasificación de unicornio. 

Asimismo, la startup consiguió en menos de un año, lo que otras Kavak, Bitso, Clip y Konfío (las otras cuatro startups que son también unicornio)  tardaron varios años en lograr, lo que fortalece al ecosistema emprendedor mexicano, además anunció su llegada al mercado brasileño.

Incode

El ecosistema mexicano emprendedor recibe a su sexto unicornio mexicano, se trata de la empresa Incode que alcanzó una valuación de 1,250 millones de dólares, tras su ronda de financiamiento serie B. 

La plataforma de verificación y autentificación de identidad basada en Inteligencia Artificial recaudó 220 millones de dólares en su ronda de financiación Serie B, una de las más grandes en la historia de Latinoamérica, con lo que ha alcanzado una valuación de 1,250 millones de dólares.

El financiamiento tiene lugar a menos de siete meses de haber recibido 25 millones de dólares en su ronda de inversión Serie A, en marzo de 2021, informó la empresa mediante un comunicado.

¿Y GBM?

El pasado junio, GBM logró un acuerdo con SoftBank Latin America Fund para recibir una inversión de hasta 150 millones de dólares.

La operación valuó a la holding operativa en más de 1,000 millones de dólares y si bien GBM se identifica como unicornio, la casa de bolsa nacida en 1978 no cumple del todo con las consideraciones establecidas por la fundadora de Cowboy Ventures, Aileen Lee, quien acuñó el término. 

Según Lee, la palabra hace referencia a “cualquier empresa de nueva creación de tecnología que alcance un valor de mercado de 1,000 millones de dólares según lo determine la inversión pública o privada”.

En tanto, la firma de Investigación CB Insights no considera a GBM dentro de su listado de unicornios globales porque define a una startup unicornio como “una compañía privada cuya valuación supera los 1,000 mdd” y GBM cotiza en bolsa. Empresas como Uber o Airbnb también abandonaron la clasificación tras sus debuts en Wall Street.