24 de noviembre 2021 | 5:00 am

Si bien el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el gobierno de Estados Unidos aceptó ayudar a ‘conectar’ a todo México, el plan podría estar más alineado para iniciar alianzas con nuevos jugadores como es el caso de Starlink, del multimillonario Elon Musk

Para analistas del sector, la solicitud que hizo AMLO al gobierno del país vecino, a través de la vicepresidenta Kamala Harris, no tiene sentido, ya que primero se debería realizar un diagnóstico y posteriormente un plan de conectividad en el que estén involucrados tanto el sector público como el privado.

También puedes leer: Starlink, la marca que puso en jaque a Elon Musk en México 

La búsqueda de ayuda de empresas externas (como Facebook) o de gobiernos extranjeros revela la falta de conocimiento, programas y esfuerzos coordinados, además de no entender qué es una estrategia digital nacional

dijo Fernando Borjón Figueroa, excomisionado del IFT

La solicitud de AMLO está basada en la experiencia que ha tenido el país vecino con el Fondo de Conectividad de Emergencia, el cual brinda conectividad a escuelas y bibliotecas, pero es un esquema que no tiene nada que ver con la estrategia Internet para Todos de México. 

Por ello, es posible que la solicitud del presidente mexicano se pueda inclinar más a lograr una mayor cobertura, pero a través del sistema satelital que podría ofrecer el dueño de Tesla, comentó José Luis Peralta Higuera, socio fundador de Cierte Consulting.

Lee también: Starlink, el servicio de internet de SpaceX, ya tiene unos 90,000 usuarios

Consideró que el gobierno mexicano podría cubrir todas las zonas rurales del país por un costo de alrededor de 99 dólares por punto, con una capacidad que podría ir de 300 Mbps hasta 1 Gbps por punto, sin la necesidad de pedir ayuda a otros gobiernos o con estas alianzas. 

Mayores costos 

Jorge Espinosa, exdirector de la Red Troncal comentó que, si el gobierno se adhiere a la cobertura de internet satelital, esto implicará mayores costos, especialmente por las antenas que se requerirán para ofrecer el servicio. 

Te puede interesar: Propuesta de AMLO a Zuckerberg, un mensaje más político que voluntad de conectar a todo

Por su parte, Michel Hernández, director general del Observatorio de las Telecomunicaciones (Observatel) indicó que los gobiernos que están realmente comprometidos con la conectividad primero echan mano de todos los recursos públicos, por ejemplo, los sistemas satelitales que ya tiene a su disposición el gobierno. 

Comentó que se deben aprovechar las reservas de capacidad satelital que el gobierno tiene para la conectividad total del país, “si bien se usan en seguridad nacional, también se puede utilizar para esos fines”. 

Si bien Starlink es tecnológicamente distinta a una tecnología satelital tradicional, sirve para lo mismo, y el gobierno tendría que ver cómo lo aprovecha, dijo. 

A decir de Hernández, las empresas privadas van a incrementar la competencia en ciertas regiones, pero al menos de inicio, las poblaciones remotas no van a poder acceder a estos servicios, porque muchos de estos aún son a un costo elevado. 

Por ello, el objetivo será que se logre disminuir los costos de esa tecnología para que el acceso vaya en aumento.