fbpx

14 de agosto 2019 | 5:00 am

Telmex y Telnor, como parte del Agente Económico Preponderante (AEP) en telecomunicaciones, deberán entregar al IFT el próximo 30 de septiembre los planes de personal, transferencia de recursos y de elementos de red e infraestructura, así como la presentación de reportes para avanzar en la separación funcional; sin embargo, aún hay un plan que no ha logrado concretar.

Aunque el plan del preponderante contempla migrar a alrededor de 15 mil empleados a la nueva empresa que ofrecerá servicios mayoristas, los telefonistas que forman parte del Sindicato se mantienen en contra de la separación funcional y se niegan a entregar a la empresa la lista con los empleados que requiere para migrarse.

Nosotros no vamos a presentar ninguna lista. No vamos a cumplir con esa medida del IFT y trataremos de encontrar una salida para evitar entrar a un conflicto

dijo en entrevista con EL CEO Francisco Hernández Juárez, líder del Sindicato de Telefonistas. 

Si bien el líder sindical es consciente de que la empresa está obligada a cumplir con la lista de los trabajadores que laborarán en la nueva empresa, asegura que ninguno de los 66 mil trabajadores que conforman el Sindicato van a ‘levantar la mano’ para irse a una empresa “que nacerá sin financiamientos y con riesgos altísimos de quebrar”. 

A finales de marzo pasado, el Pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones aprobó modificar dos fechas del calendario de hitos establecido en el plan final de implementación de deste proceso, emitido en febrero de 2018, resultado de la primera revisión bienal de preponderancia de la autoridad reguladora.

Aunque Hernández Juárez reconoce que la empresa sí ha buscado acercamientos con el sindicato para llegar a un acuerdo sobre la separación funcional, al no estar de acuerdo como gremio en esa migración de personal, descarta lograr una conciliación con la compañía.

Lo anterior, a pesar de que ambas partes están intercambiando puntos de vista y en la búsqueda de soluciones para negociar, lo que dependería en gran medida, de acuerdo con Hernández Juárez, a que el IFT cambiara su decisión, es decir, de que revirtiera la obligación para el preponderante de la separación funcional.

No obstante, para el Sindicato es fundamental que el gobierno actual defina cuál va a ser su nueva política pública de telecomunicaciones lo que, en opinión del líder sindical, provocaría que el IFT reconsiderara la obligación de esta medida.

Además, el Sindicato contempla como una posibilidad que en la mesa de negociación conjunta con el gobierno les ayuden a encontrar una solución.

Al respecto, una fuente que pidió el anonimato aseguró a EL CEO que, contra las resoluciones del órgano regulador no hay suspensión posible, es decir, que la separación funcional se mantiene y, por tanto, se debe dar cumplimiento.

Sin embargo, la negativa por parte del Sindicato de entregar la lista de empleados podría detonar en un problema serio que escale a un litigio laboral, más no en materia de telecomunicaciones, señaló la fuente.

Al ser consultada por EL CEO sobre la entrega de planes de la separación funcional, la empresa declinó hacer comentarios al respecto.

De la separación funcional resultarán las empresas mayoristas Última Milla Telmex (UMT) y Última Milla Telnor (UMNOR), las cuales estarán constituidas por órganos de decisión, administración y gobierno corporativo o equivalentes independientes a los de América Móvil que cuenten con concesión en telecomunicaciones.

Y a Telmex, ¿cómo le va?