15 de septiembre 2021 | 1:29 pm

Theranos mostró a los inversionistas proyecciones de ingresos mucho más optimistas de lo que esperaba el personal de finanzas de la compañía, testificó un ex empleado de la empresa de Elizabeth Holmes durante el juicio en su contra por fraude criminal.

La controladora corporativa de Theranos, Danise Yam, mostró al fiscal federal adjunto Robert Leach, las proyecciones que fueron entregadas a inversionistas con previsiones de 140 millones de dólares en ingresos en 2014 y 990 millones de dólares en 2015, de acuerdo con The Wall Street Journal.

Yam dijo que no participó en la elaboración de esos cálculos y que, por su parte, entregó proyecciones más modestas a una empresa contratada para valorar las acciones de Theranos, que iban de los 50 millones de dólares en 2013 a casi 132 millones de dólares en 2016.

Mientras tanto, la situación financiera de la empresa se complicaba. Según Yam, en 2013 Theranos gastaba dos millones de dólares por semana y el efectivo comenzaba a escasear. Para 2015 acumulaba pérdidas por 585 millones de dólares.

El testimonio apoyó una de las afirmaciones clave de los fiscales: que Holmes mintió a los inversionistas, socios comerciales y pacientes para mantener a flote su empresa biotecnológica, la cual aseguraba que cambiaría el mundo al realizar pruebas de detección de enfermedades con solo unas gotas de sangre.

La siguiente en testificar fue Erika Cheung, la extrabajadora del laboratorio de Theranos que alertó a los reguladores federales de Estados Unidos sobre las violaciones persistentes de los estándares de seguridad y calidad en el laboratorio de Holmes.

Leer: Elizabeth Holmes, CEO de Theranos, por fin enfrentará juicio

Un tercer testigo esperado esta semana, según los documentos judiciales, es Daniel Edlin, exgerente de proyectos que reportaba directamente a Holmes y quien podría testificar sobre las afirmaciones de tecnología que Theranos hizo al Departamento de Defensa y a la cadena de farmacias Walgreens, según el diario.

En conjunto, las declaraciones de las tres personas en el juicio y otros procedimientos legales respaldan los argumentos centrales de los fiscales de que Theranos fomentó el engaño y los encubrimientos, además de que la empresa engañó a los inversionistas sobre sus finanzas y eludió las regulaciones federales.

Elizabeth Holmes enfrenta 10 cargos de fraude electrónico y dos de conspiración para cometer fraude electrónico que podría valer multas y hasta 20 años de prisión de ser considerada culpable.

La ejecutiva se declaró no culpable, mientras su abogado la describe como una emprendedora dedicada que pudo haber sido un poco ingenua, cuyo único delito fue que su compañía fracasó, como lo hacen muchas otras.