fbpx

3 de febrero 2019 | 5:00 am

“Las Chivas regresan a la televisión abierta”.

Esa fue la noticia en los titulares de algunos diarios deportivos el 5 de enero, el día que se volvió a transmitir por cadena nacional un partido del equipo tapatío como local, tras una ausencia de más de dos años que comenzó cuando el equipo declinó renovar los derechos de transmisión con Televisa en mayo de 2016.

Durante ese periodo, el Guadalajara lanzó su Chivas TV, una plataforma para emitir sus partidos vía streaming y después se alió con TDN, cuya señal es distribuida únicamente por los operadores de televisión de paga en el país, las cuales controlan actualmente el 30% de los derechos de transmisión de los equipos de primera división en México, disminuyendo el número de televidentes en los partidos de la Liga MX.

“El intento de Chivas de generar su propia plataforma representa un bloqueo en contra de sus propios aficionados. Pero no solo los afecta a ellos sino a la propia exposición del equipo, lo que pudo ocasionar que pierda seguidores”, comenta el periodista deportivo Gerardo Velázquez de León en entrevista con EL CEO.

Este fenómeno, de acuerdo con algunos especialistas, afecta la economía de los aficionados que se ven obligados a contratar servicios de televisión de paga para ver los partidos de sus equipos, pero también surte efectos negativos en estas organizaciones, aunque no en las televisoras.

El juego en la pantalla

Para el torneo Clausura 2019 de la Liga MX, Televisa tiene los derechos de transmisión de América, Cruz Azul, Toluca, Pumas, Necaxa, Lobos BUAP y Guadalajara. TV Azteca transmite los partidos de Guadalajara, Santos, Veracruz, Monarcas, Atlas y Puebla. Imagen Televisión pasa los partidos de Querétaro y Multimedios transmite los de Chivas en Guadalajara y Monterrey.

En servicios de televisión de paga, la cadena Fox Sports -que incluye Fox Sports 1, 2 y 3- ofrecerá los partidos como local de Pachuca, León, Monterrey y Tijuana, mientras que Canal Izzi consiguió tener en exclusiva las transmisiones de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Durante el Apertura 2018, el equipo con mayor promedio de televidentes por partido fue América, con 4 millones por partido, seguido por Cruz Azul, Santos, Atlas y Veracruz, según datos de HR Ratings Media, que realiza sus mediciones en las zonas metropolitanas de Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

A pesar de que la encuesta Afición al futbol soccer en México elaborada por firma Mitofsky en 2018 establece que el Guadalajara es el equipo más popular en el país, el promedio de televidentes durante sus partidos en el Apertura 2018 fue apenas de 900,000 espectadores por juego.

Esto se debe a que los ocho partidos que jugó el Guadalajara en su cancha se transmitieron solamente por Chivas TV y TDN, explica en entrevista con EL CEO Rodrigo Gómez Ramos, director general de HR Ratings Media.

“Esta cifra refleja el contraste que existe entre una transmisión por tele abierta o de paga. El Guadalajara es el club más popular en el país, pero su promedio en el torneo anterior es mucho menos que la de América, cuyos partidos se transmitieron por cadena nacional”, dice el experto.

En contraparte, el partido en el que Chivas enfrentó a Tijuana en lo que significó el regreso del equipo tapatío a televisión abierta a través de TV Azteca y Multimedios, logró una audiencia de 3.2 millones de personas, dice la agencia de medios.

Dicha cifra incluso se elevó a 6.8 millones de televidentes para el partido entre el Guadalajara y Toluca que se jugó en el estadio Akron el 20 de enero, debido a que además de esas cadenas, se sumó Televisa a las transmisiones a través del Canal de las Estrellas, detalla Gómez Ramos.

La TV siempre gana

Ante el nuevo panorama de ‘privatización’ del futbol mexicano, los expertos coinciden en que los aficionados son los “perdedores” en el negocio y declaran como ganadoras a las televisoras que acaparan los derechos de transmisión de los equipos y los servicios de televisión por cable y satélite en el país.

Al menos 93.2% de los hogares cuentan una televisión en México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y solo seis canales que cubren más de la mitad del territorio nacional, dice el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT): el Canal de las Estrellas y Canal 5 de Televisa, así como Azteca Uno, Azteca 7, adn40 y a+ de TV Azteca.

Es decir, por señal abierta es posible observar los partidos del Guadalajara, América, Cruz Azul, Toluca, Pumas, Necaxa, Lobos BUAP, Santos, Veracruz, Monarcas, Atlas y Puebla, 12 de los 17 equipos que participan en la primera división del futbol mexicano.

Por el contrario, solo la mitad de televidentes en el país podrían ver los partidos de Pachuca, Monterrey, Tijuana, León y Tigres cuando juegan como locales, si se toma en cuenta que el INEGI estima que solo el 50% de los hogares cuenta con algún servicio de televisión de paga.

Sin embargo, esto no representa una pérdida para las cadenas tradicionales de televisión en México, dice Rodrigo Gómez, pues son estas mismas las que operan los servicios restringidos, pero sí incentivan a los aficionados a contratar servicios de televisión de paga.

Televisa posee el 60.9% del mercado de televisión de paga a través de sus divisiones Sky, Cablemás, Cablevisión, Cablecom, Cablevisión Red, y Televisión Internacional. Dish posee el 15.9% del mercado, Megacable el 14%, Totalplay 2.9 y el resto ocupa el 6.3%, restante, según el Segundo Informe Trimestral Estadístico del IFT del 2018.

De acuerdo con el comparador de planes de servicios de telecomunicaciones fijos del IFT, los usuarios de la televisión de paga deben desembolsar entre 270 y 1,039 de renta mensual, dependiendo del proveedor y del tipo de servicio que deseen contratar.

“El futbol es un producto que genera mucha audiencia y por eso el interés en los distribuidores de TV de paga para hacerse de sus derechos de transmisión. Es un gran acierto de los canales restringidos. Favorece el negocio y le da una mayor oferta a los aficionados aunque tengan que pagar”, opina Gómez Ramos.

¿El negocio ideal?

En septiembre del año pasado, Fox Sports anunció que lanzaría su canal Fox Sports Premium en México, un servicio que tendría un costo de alrededor de 139 pesos mensuales, adicional al pago del paquete ‘regular’ de tv de paga.

Entre el catálogo del canal se anunció que tendría en exclusiva partidos de Liga MX, Liga de Campeones de la Concacaf, Champions League, Fórmula 1, Ultimate Fighting Championship, y WWE, entre otros, lo que significaría un negocio tipo pago por evento para sintonizar los partidos de futbol en México.

Hasta ahora la cadena deportiva no ha realizado el lanzamiento, que también estaba programado en Centroamérica, no obstante, el esquema que plantea afectaría a los aficionados de la Liga MX en general. Durante el semestre pasado, los partidos con mayor rating en Fox Sports se dieron cuando los cuadros más populares visitaron a León, Monterrey, Tijuana y Pachuca.

EL CEO intentó comunicarse con Fox Sports para conocer las razones por las que se demoró el lanzamiento del canal pero hasta el momento no ha sido posible.

Para Francisco San José Cabestany, catedrático de mercadotecnia deportiva en la escuela de ciencias del deporte de la Universidad Anáhuac, los beneficios más claros para los equipos que ‘migran’ a la televisión de paga son los contratos que logran con las cadenas que contratan sus derechos de transmisión, además de un posible crecimiento en la exposición internacional de sus marcas.

Sin embargo, el especialista indica que la mejor oportunidad de comercialización para la Liga MX sería emular a la Premier League de Inglaterra, cuyo esquema de negocios consiste en vender los derechos de la liga en conjunto y no por equipo, como sucede en México.

Durante la temporada 2017 – 2018 que terminó el pasado mes de mayo, la Premier League obtuvo 2,419 millones de libras esterlinas por concepto de derechos de transmisión, con lo que se consolidó como la más lucrativa del mundo en ese rubro, según datos de Statista.

“Inglaterra lleva años con este esquema. Este esquema implica que la liga concentre los derechos de transmisión de todos sus agremiados y que los negocie en paquete no con una sino con varias cadenas de televisión, en busca de mejorar las utilidades de todos los equipos y de la organización misma”, dice San José Cabestany aunque lamenta que no se pueda prever una fecha para que esto suceda en México.