Boeing, Kevin McAllister, Willie Walsh

18 de junio 2019 | 3:35 pm

Boeing ganó un importante voto de confianza en el Salón Aeronáutico de París cuando IAG, propietario de British Airways, firmó una carta de intención para comprar 200 de sus aviones 737 MAX, que han estado en tierra desde marzo luego de dos accidentes mortales.

Las noticias del acuerdo, con un valor de más de 24,000 millones de dólares a precios de catálogo, provocaron conmoción en el mayor espectáculo aéreo del mundo, que lucha por encontrar su ritmo en medio de la crisis de 737 MAX y las preocupaciones sobre una desaceleración económica global.

Airbus, el proveedor actual de las marcas British Airways y Vueling, se sorprendió por el anuncio que se produjo meses después de que perdiera un importante pedido de aviones de fuselaje ancho de la aerolínea frente a su rival estadounidense.

“Confiamos plenamente en Boeing y esperamos que la aeronave regrese al servicio en los próximos meses”, dijo el presidente ejecutivo de IAG, Willie Walsh, sobre el 737 MAX.

El avión más vendido de Boeing fue puesto fuera de servicio en todo el mundo desde que un Ethiopian Airlines 737 MAX se estrelló en marzo, cinco meses después de que un Lion Air 737 MAX se hundiera en el mar frente a Indonesia. Un total de 346 personas murieron en los dos desastres.

Boeing está trabajando en una solución al software antibloqueo culpado por los choques y espera obtener la aprobación de los reguladores para hacer que el avión vuelva a volar para fines de año.

Walsh, un expiloto del 737, dijo que “no dudaría” en volar en el avión y expresó su confianza en los cambios que Boeing ha hecho, habiéndolos visto de primera mano.

“Creo que el avión es seguro”, agregó.

IAG dijo que planeaba que la mezcla de aviones 737-8 y 737-10 se entregue entre 2023 y 2027.

“Obviamente, es un gran avance para Boeing poder decir que una aerolínea importante se ha cambiado a Boeing y respalda el futuro de este avión”, dijo Mark Simpson, analista de la correduría Goodbody, y agregó que es probable que IAG haya asegurado un ” descuento extremadamente convincente”.

“No podemos agradecerles lo suficiente por la confianza que depositaron en la familia Boeing”, dijo el jefe de aviones comerciales de Boeing, Kevin McAllister, en respuesta al apoyo de IAG.

Airbus, en la pelea

Airbus cerró también una serie pedidos en el espectáculo aéreo, que incluyeron uno de 6,000 millones de dólares para 36 aviones de la aerolínea de bajo costo Cebu Air de Filipinas, incluidos 10 del nuevo modelo A321XLR de largo alcance lanzado el lunes y un acuerdo para vender otros 30 aviones A320neo a Saudi Arabian Airlines, por un valor de 3,300 millones de dólares.

La ráfaga de acuerdos podría ayudar a calmar los nervios de los inversionistas de que el auge de una década en la alta demanda de aviones comerciales está llegando a un abrupto final.

Con las aerolíneas que luchan por lidiar con el exceso de capacidad, la desaceleración de las economías y las tensiones geopolíticas, algunos analistas advierten que Airbus y Boeing podrían enfrentar un número creciente de cancelaciones de sus abultados libros de pedidos.

Pero los analistas siguen confiando en la fuerte y continua demanda de aviones más eficientes en el uso de combustible a medida que las regulaciones de emisiones se ajustan y los viajes aéreos continúan aumentando, impulsados ​​por las crecientes clases medias de Asia.

“Aunque los inversionistas han comenzado a hacer preguntas sobre el estado del ciclo ascendente, la industria aeroespacial sigue teniendo mucha confianza en el estado actual del mercado”, afirmaron los analistas de Vertical Research Partners.

Con información de Reuters