fbpx

26 de octubre 2018 | 2:42 pm

Autoridades federales arrestaron este viernes en Miami a una persona relacionada con el envío de una docena de paquetes bomba a políticos demócratas y otros opositores al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó el Departamento de Justicia.

Según Reuters, es Cesar Sayoc, un republicano registrado, con un largo historial criminal y de publicaciones ofensivas en redes sociales contra los enemigos políticos de Donald Trump.

El residente en Florida, de 56 años, ha sido arrestado varias veces a lo largo de los años por violencia doméstica, robo y otros cargos, según registros públicos.

Los registros judiciales muestran que una vez fue acusado de amenazar con usar una bomba, aunque los detalles no estaban disponibles de inmediato.

El viernes fueron interceptados otros dos paquetes sospechosos dirigidos al senador Cory Booker y al exdirector de inteligencia nacional James Clapper.

Las autoridades calificaron el envío de los paquetes explosivos como un acto de terrorismo. Fueron enviados a menos de dos semanas de unas elecciones legislativas que podrían alterar el equilibrio de poder en Washington.

Entre los receptores de los paquetes bombas se encuentran el donante del Partido Demócrata, George Soros, el exmandatario Barack Obama, el exvicepresidente, Joe Biden, y la exsecretaria del Estado y excandidata a la presidencia, Hillary Clinton, así como la cadena noticiosa CNN.

Los conservadores del lado de Trump ya han sugerido que los explosivos son parte de una conspiración demócrata para captar votos.

Un clima tóxico

Sobre el envío de paquetes explosivos, el presidente estadounidense, dijo que no se puede permitir la violencia política en el país y que está comprometido a detenerla, aunque al día siguiente volvió a atacar a la prensa.

Es práctica común del mandatario descalificar a sus oponentes, ridiculizándolos, y elogiar a partidarios que se vuelven violentos en los mítines.

Trump no condenó rápidamente a los neonazis que mataron a un manifestante opositor en Charlottesville en 2017, y llama a los periodistas el “enemigo del pueblo”.

Cuando los simpatizantes cantan “¡Enciérrenla!” para referirse a su exrival en los comicios, la demócrata Hillary Clinton, Trump sonríe.

Las estrellas de Hollywood también son regularmente blanco de las arremetidas de Trump, pero le responden, como lo hizo el actor Robert De Niro en un discurso de los premios Tony en junio.

“Una y otra vez, el presidente ha tolerado la violencia física y ha dividido a los estadounidenses”, advirtieron los líderes demócratas en el Congreso el miércoles en un comunicado.

Del otro lado del espectro político, los demócratas han comenzado a responder. La congresista de California, Maxine Waters, uno de los objetivos de las presuntas bombas artesanales enviadas por correo y a quien Trump llama una “persona con bajo coeficiente intelectual”, exhortó a sus partidarios a “rechazar” a los miembros del gabinete en restaurantes o tiendas.

La propia Clinton avivó las tensiones este mes cuando dijo que “la civilidad puede empezar de nuevo” cuando los demócratas recuperen el control del Congreso.

“Demasiados políticos demócratas están alentando activamente esto”, dijo a NBC el senador republicano Ted Cruz.

Con información de Reuters y AFP.