25 de enero 2022 | 8:07 am

Advertisement

La empresa farmacéutica Johnson & Johnson estimó ingresos entre 3,000 y 3,500 millones de dólares provenientes en este año por su vacuna contra COVID-19

De acuerdo con un comunicado, la farmacéutica indicó que estos ingresos aumentarían 46% y serían superiores a los 2,390 millones de pesos generados en 2021.

Lo anterior se da en el contexto de que la empresa con sede en Nueva Jersey, Estados Unidos enfrenta problemas de manufactura y una demanda desigual de su antígeno.

Para la vacuna de una sola dosis, cuyos requisitos de almacenamientos facilitan su distribución a personas que viven en áreas apartadas, ha tenido retrasos de suministro en Estados Unidos y Europa.

Johnson & Johnson también enfrentó el año pasado problemas en una planta de fabricación en Baltimore que ocasionó en la pérdida de millones de dosis.

El pronóstico de Johnson & Johnson tiene lugar en un momento en que la compañía trata de separar su unidad de productos de salud para el consumidor para enfocarse en equipos médicos y negocios farmacéuticos.

Te puede interesar: EU exigirá certificado de vacunación a extranjeros que lleguen por ferry o tierra desde México

Inician ensayo de vacuna contra ómicron

Pfizer y BioNTech iniciaron los ensayos clínicos para probar una nueva versión de su vacuna diseñada específicamente para atacar la variante ómicron del Covid-19.

En un comunicado, Albert Bourla, CEO de Pfizer, anunció que de estar listo el químico podrían solicitar la aprobación regulatoria de la vacuna en marzo.

Las empresas tienen previsto probar la respuesta inmunitaria generada por el antígeno basado en ómicron tanto en un régimen de tres dosis en personas no vacunadas como en una inyección de refuerzo para personas que ya recibieron dos dosis de la vacuna original.

De igual forma, las farmacéuticas probarán una cuarta dosis de la vacuna actual frente a una cuarta dosis de la vacuna basada en ómicron en personas que recibieron su tercera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech entre tres y seis meses antes.

Como parte de los ensayos, las empresas tienen previsto estudiar la seguridad y la tolerabilidad de las vacunas en más de 1,400 personas de entre 18 y 55 años que participarán en el estudio.

La jefa de investigación de vacunas de Pfizer, Pfizer y BioNTech, dijo que si bien los datos actuales mostraban que los refuerzos de la vacuna original protegen contra formas graves de ómicron, preferían actuar por precaución.

“Reconocemos la necesidad de estar preparados en caso de que esta protección disminuya con el tiempo y para ayudar potencialmente a hacer frente a Ómicron y a nuevas variantes en el futuro”, afirmó la investigadora.

Con información de AFP.

Te puede interesar: Quebec cobrará impuesto sanitario a ciudadanos que no estén vacunados contra COVID-19

Advertisement