fbpx

12 de junio 2019 | 5:00 am

La desaceleración de la economía mexicana ya comienza a reflejarse en menores compras al exterior, tanto de insumos intermedios como de bienes de consumo final.

En abril, las importaciones de insumos intermedios crecieron 2.8% anual, lejos del alza de 20% de abril de 2018. Las compras de bienes de consumo también aumentaron 2.8%, cuando en el mismo mes del año pasado lo hicieron en 26%, de acuerdo con datos de INEGI.

México registró un superávit comercial de 1,370 millones de dólares, saldo que se compara con el déficit de 290 millones de dólares en igual mes de 2018. En este sentido, es de esperar que en los siguientes meses la balanza comercial sea más superavitaria, pero la principal razón será un mercado interno contraído.

La economía mexicana es principalmente importadora de insumos y si está contraído el mercado interno por políticas restrictivas como la de Banco de México, o por el desempleo, lo poco que vendes de la industria va a ser en el exterior

comentó Joel Martínez, director general de Visor Financiero.

Por estructura de valor, durante los primeros cuatro meses, los bienes de uso intermedio representaron 77.7%, bienes de consumo 13% y bienes de capital 9.3%.

Adicionalmente, México enfrenta otra amenaza: los arrebatos arancelarios del presidente estadounidense Donald Trump.

El viernes pasado, un equipo de funcionarios mexicanos encabezados por el canciller Marcelo Ebrard, evitó la imposición de un arancel inicial de 5% sobre todas las exportaciones mexicanas.

Lo anterior, a cambio de controlar los flujos de migración provenientes de Centroamérica, los cuales se revisarán en un plazo de 45 días.

Las amenazas de Trump se dan en un escenario en el que México envía 80% de sus exportaciones a Estados Unidos y estas representan 35% del Producto Interno Bruto, por lo que, la imposición de aranceles, de 25% en un extremo, significarían un riesgo de recesión para la economía mexicana.

A pesar del acuerdo migratorio-comercial alcanzado, se debe ser consiente que en los meses por venir las presiones sobre México continuarán porque se enfrenta un cambio de época: Donald Trump instrumenta un cambio geoestratégico que tiene como objetivo recapturar parte de los procesos productivos, de innovación y financieros que salieron de su país

publicó en un reporte el Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

El documento dice que para enfrentar la nueva realidad se debe retomar el camino del fomento a lo ‘Hecho en México’ y propiciar el fortalecimiento productivo del mercado interno, que es la única vía de corto plazo para garantizar mayor estabilidad y un crecimiento de la economía nacional.

México logró colocarse como el principal socio comercial de Estados Unidos en abril, con un comercio total de 203,200 millones de dólares, seguido por Canadá y China con 198,600 millones y 174,700 millones de dólares, respectivamente, de acuerdo con el Oficina de Censos de Estados Unidos.

Mientras tanto, las amenazas arancelarias de Trump han generado una ola de incertidumbre a nivel mundial dado que dejan de manifiesto que serán su nueva forma de hacer política de cara al próximo proceso electoral en el que buscará reelegirse.