10 de septiembre 2020 | 5:00 am

Por primera vez en 21 años el gobierno federal reduciría uno de los bastiones del presupuesto para los gobiernos estatales, en caso de que se apruebe el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021, entregado el martes por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a la Cámara de Diputados.

El documento establece una reducción de 6.4% al Ramo 28, de Participaciones a Entidades Federativas y Municipios, lo que redundaría en una variación negativa total para el presupuesto de los estados en 5.5%, a pesar de que las entidades tendrán que enfrentar la pandemia de coronavirus.

Arturo Herrera, secretario de Hacienda, dijo la mañana del miércoles en conferencia matutina con el presidente López Obrador que “no es un estimado muy optimista, es una estimación responsable”.

Sin embargo, el acortamiento de recursos implicaría una nueva dificultad para enfrentar la crisis sanitaria en todo el país, advierte Héctor Villarreal Páez, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

El gasto federalizado está integrado principalmente por las participaciones en los ramos 33 y 28, complementadas por aportaciones, convenios de coordinación, reasignación, y subsidios.

La caída en el presupuesto para los estados obedece primordialmente a la reducción de recursos del Ramo 28.

En este rubro, el gobierno federal destinaría 30,052 millones de pesos (mdp) menos que en 2020. Se trata de la única reducción a esta partida en 21 años, de acuerdo con los datos disponibles de la Hacienda.

Desde 2007 no se reportaba una contracción a los principales rubros del presupuesto para las 32 entidades federativas, cuando el Ramo 33 sufrió un recorte del 11%.

“Esta caída de casi 6% es mucho dinero y tiene muy tensos a los gobernadores (…) las participaciones (de los Ramos 28 y 33) son de libre uso y una reducción de este tamaño impacta en la atención de las necesidades de la crisis sanitaria por la pandemia”, dice Villarreal Páez en entrevista con EL CEO.

El estado más afectado por el recorte propuesto al Ramo 28 el próximo año sería Nayarit, con una variación de -10.5%, seguido por Quintana Roo con -9.2%, Ciudad de México con -9.1%, Sinaloa con -8.6%, y Baja California Sur con -8.2%.

En contraparte, los menos afectados serían Tlaxcala con -3.6%, y Chiapas, Michoacán y Tabasco con -4.7%, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados.

Fricción agravada

Tras la presentación del PPEF algunos gobernadores recriminaron al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Las críticas por el PPEF 2021 llegaron inclusive desde los gobiernos estatales de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido fundado en 2014 por el primer mandatario.

Miguel Barbosa Huerta, gobernador de Puebla aseguró que existe un trato desigual hacia su entidad por parte de la federación.

“Algo pasa con Puebla que no nos dan inversión, hablo con toda claridad. Ha habido un trato inequitativo para el estado de Puebla desde la federación”, dijo Barbosa Huerta en conferencia sobre el proyecto económico del próximo año.

El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier Cabeza de Vaca, pidió por su parte que el recorte presupuestal sea “parejo” y que se apliquen también a los proyectos federales y a los programas sociales.

En tanto, Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, se reunió este miércoles con Herrera Gutiérrez para solicitar recursos para desarrollo de obra pública.

Tanto Rodríguez Calderón como Cabeza de Vaca forman parte de un grupo de 10 mandatarios que abandonaron la Confederación Nacional de Gobernadores (Conago) por considerar que esta organización “ya no cumple con su función”.

Además de ellos, salieron los mandatarios de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo; de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez; de Durango, José Rosas Aispuro; José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima; Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, de Guanajuato; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes y Javier Corral Jurado, de Chihuahua.

Parte de este grupo ha estado friccionado con el gobierno de López Obrador desde hace más de un año, principalmente por diferencias sobre temas presupuestarios.