fbpx
Toyota

6 de febrero 2019 | 9:30 am

Las ganancias trimestrales de Toyota subieron porque la demanda de sus modelos en China ayudó a compensar las sombrías ventas en América del Norte, pero redujo sus perspectivas de ganancias netas anuales.

El mayor fabricante de automóviles de Japón redujo su pronóstico de ganancias netas para todo el año en aproximadamente 19%, a 1.87 billones de yenes, y tuvo una ganancia operativa de 676,100 millones de yenes en el tercer trimestre, ligeramente por debajo de la estimación promedio del mercado de 680,800 millones, según Refinitiv.

La empresa atribuyó el menor pronóstico a pérdidas contables por inversiones de capital, pero mantuvo su estimación de ganancias operativas durante el año en 2.4 billones de yenes (unos 22,000 millones de dólares), en una señal de que sus negocios siguen siendo sólidos.

Toyota vendió 464,000 unidades en Asia en el tercer trimestre, 15% más que el año anterior, porque la fuerte demanda en China por sus vehículos sedán Corolla y Levin se extendió hasta fines de 2018.

La popularidad de su marca de lujo Lexus también lo ayudó a enfrentar una desaceleración más amplia en el mercado automotor más grande del mundo.

Las ventas globales de Toyota aumentaron 2.8% a 2.71 millones de unidades. Asia compensó el descenso en América del Norte, donde las ventas cayeron 7.5% a 680,000 unidades.

“Cuando una región tiene un bajo rendimiento, otras regiones pueden compensar esa debilidad. Del mismo modo, cuando algunos modelos de vehículos tienen un bajo rendimiento, otros pueden compensarlos”, dijo la vicepresidenta ejecutiva de la firma, Shigeki Tomoyama, en una rueda de prensa.

Toyota se ha visto muy afectada en Estados Unidos por la desaceleración de las ventas de sus modelos sedán como Corolla y Camry, así como por sus fuertes descuentos para impulsar las ventas en los últimos dos años a medida que la demanda general se estanca.

En contraste, los modelos Corolla, Levin y Camry fueron los tres autos más vendidos de Toyota en China en 2018, superando a los más grandes como el SUV RAV4, ya que los compradores frenaron los gastos en medio de una desaceleración económica agravada por una guerra comercial entre China y Estados Unidos.

Toyota vendió 1.47 millones de vehículos en China en 2018, un alza de 14% y busca aumentar las ventas a 1.6 millones este año, a pesar de que otros fabricantes de automóviles se preparan para otro año difícil en el gigante asiático.

Con información de Reuters y AFP