Tridonex

10 de junio 2021 | 10:13 am

Bajo el “Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida” del Tratado entre México, Estados Unidos, y Canadá (T-MEC), el gobierno estadounidense presentó una segunda queja en nombre de la fábrica de autopartes Tridonex, ubicada en la ciudad fronteriza norteña Matamoros, por presuntas violaciones a derechos laborales.

Se trata de la segunda queja en menos de un mes sobre condiciones de trabajo presentada por el gobierno de Joe Biden bajo el nuevo acuerdo comercial de América del Norte.

La oficina de la Representación Comercial de Estados Unidos (USTR, por su sigla en inglés) dijo que la solicitud involucra a la fábrica de autopartes Tridonex y se dio luego de que la federación sindical AFL-CIO solicitó a la agencia que revisara el caso por las acusaciones de que la fábrica negó a los trabajadores los derechos de negociación colectiva y de libre asociación.

El mecanismo  Laboral de Respuesta Rápida permite la revisión de problemas laborales específicos de la fábrica y podría resultar, en un caso extremo, en restricciones a la importación de productos de la planta.

“El mecanismo se creó para abordar rápidamente las disputas laborales, y este anuncio demuestra nuestro compromiso de utilizar las herramientas del acuerdo para defender a los trabajadores en el país y el extranjero”, dijo la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, en un comunicado.

La USTR detalló que una vez que México aceptara revisar el caso contaría con 45 días para sugerir los términos de la remediación.

Cardone Industries Inc, la empresa matriz de Tridonex con sede en Filadelfia, dijo que cooperaría con la revisión de los hechos, pero consideró que “las acusaciones son inexactas”.

Dirigimos nuestro negocio según las prácticas laborales líderes a cumplir o superar los requisitos de todas las leyes aplicables, incluidas aquellas bajo la reforma laboral de México y los compromisos del T-MEC

dijo Cardone en un comunicado. 

La Secretaría de Economía en conjunto con la Secretaria de Trabajo  emitió un comunicado en el que dijo que revisará la solicitud enviada por Estados Unidos, para “determinar con hechos y elementos jurídicos si existe o no una denegación a los derechos laborales referidos con base en los compromisos asumidos en el T-MEC, y en su caso, consensuar un curso de reparación con las contrapartes”. 

En mayo,  Katherine Tai, presentó una queja laboral del TMEC contra una planta de camionetas  de General Motors Co en Silao, Guanajuato por el manejo de una votación realizada en abril sobre un contrato sindical que finalmente fue anulada.

Con información de Reuters