fbpx

12 de agosto 2019 | 5:00 am

Las consecuencias de la guerra comercial entre Donald Trump, presidente de Estados Unidos, y China, se resiente en distintos mercados –no solo el accionario– y están pasando factura a la Mezcla Mexicana de Exportación.

Pese a que en el año, el precio de la mezcla mexicana de exportación presenta un rendimiento de 7.50%, las últimas semanas han sido de presión. El crudo mexicano llegó a tocar un precio de 65.61 dólares por barril a finales de abril; este viernes cerró 27% debajo de dicha marca, en 48.04 dólares.

Aunque el último precio se encuentra por debajo del precio promedio presentado en el Paquete Económico 2019, de 55 dólares por barril, en lo que va del año el promedio de la Mezcla Mexicana ha sido de 58.38 dólares por barril.

En los primeros seis meses del año, los ingresos petroleros del sector público sumaron 412,627 millones de pesos, y representaron 15.73% de los ingresos totales.

Uno de los mayores puntos de presión sobre el mercado petrolero en general, fue un tuit que publicó el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el 1 de agosto, en el que anunciaba un arancel de 10% a 300,000 millones de dólares de las importaciones chinas.

El temor a una escalada en la guerra comercial puede nublar más el panorama sobre el mercado petrolero y, por ende, hacer presión en los estimados que se presentarán el 8 de septiembre en el Paquete Económico para 2020, en el cual el precio promedio de la Mezcla Mexicana es clave para los ingresos presupuestarios.

La medida intensificó los ya pronunciados temores de que las renovadas negociaciones entre Estados Unidos y China darán pocos frutos, lo que indica que la prolongada guerra comercial frenará aún más el crecimiento mundial y, en consecuencia, la demanda de petróleo

publicó en un reporte FocusEconomics.

A la guerra comercial se suma otro problema: la molestia de Arabia Saudita, líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y el segundo productor de crudo más grande del mundo.

El país del Golfo Pérsico dijo que no tolerará una caída continua de los precios del petróleo, por lo que planea reuniones con miembros de la OPEP y Rusia en la semana del 9 de septiembre en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos.

Las consecuencias de la guerra comercial empiezan a permear a las empresas.

En los últimos seis meses, el aumento de las tasas arancelarias ha impactado los flujos de efectivo de las compañías que realizan operaciones comerciales internacionales

dijo en un comunicado Jason Craig, director de Asuntos Gubernamentales para C.H. Robinson y su división Global Forwarding.

Estimados, positivos, pero con cautela

Los analistas consultados por FocusEconomics son positivos sobre el rumbo que puede tomar el petróleo en la última parte del año, siempre y cuando la guerra comercial no suba de tono.

En promedio, se espera que el barril del crudo referencial estadounidense, el WTI, ronde los 60.6 dólares por barril en el cuarto trimestre de 2019, un alza de 14.20% desde sus niveles del viernes, aunque la diferencia entre el pronóstico más bajo y el más elevado va de 52.8 a 73 dólares por barril, un reflejo de la incertidumbre del mercado.

El viernes, la Agencia Internacional de Energía (IEA) recortó sus pronósticos de crecimiento de la demanda de petróleo para este año y el 2020 y describió las perspectivas como “frágiles”.

La IEA advirtió que podría reducir aún más esas estimaciones si la guerra comercial entre Estados Unidos y China se prolonga. De momento, el consumo mundial de petróleo aumentó al ritmo más lento desde 2008.