18 de septiembre 2019 | 5:00 am

“En este mundo no se puede estar seguro de nada, solo de la muerte y los impuestos”, es una de las frases más populares de Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de Estados Unidos. Los impuestos están en la antesala de las grandes tecnológicas, como Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Alphabet (matriz de Google) mejor conocidas como FAANG.

El martes, Apple denunció la decisión de la Unión Europea de devolver a Irlanda 14,300 millones de dólares por ventajas fiscales indebidas. La empresa de Cupertino, California, dijo que, con esta clase de medidas, se “desafía al sentido común”.

Si la tecnológica estadounidense perdiera el caso ante el Tribunal General de la Unión Europea, en Luxemburgo, se desprenderá de apenas 7% de lo que tiene en efectivo que, hasta finales de junio de este año, eran 210,610 millones de dólares.

Apple es un fiel ejemplo -y no el único- donde su matriz está una jurisdicción de baja tributación (Irlanda) y donde parte de sus ingresos los obtienen de mercados en los que no tienen presencia física.

Irlanda cobra un ISR a empresas de apenas 12.5%, mientras que países como Austria o Bélgica cobran 25 y 33.99%, respectivamente.

Las economías en desarrollo se ven particularmente afectadas, con un estimado de 100,000 millones de dólares perdidos anualmente debido a los esquemas de evasión de impuestos de las empresas multinacionales (…) Los gobiernos están buscando formas de rectificar esta situación y restaurar su base impositiva

dice el informe sobre la Economía Digital 2019 de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

México, no es la excepción y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) se prepara para comenzar a fiscalizar a estas empresas que, hasta el momento no pagan impuestos en el país.

Para lo anterior, las empresas extranjeras que ofrecen servicios de streaming o descarga de música o películas, como Spotify, Netflix o Apple, por mencionar algunas, tendrán que comenzar a cobrar el IVA a los servicios que ofrecen y entregarlo al SAT.

Estas empresas tendrán que inscribirse en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), con lo que el fisco comenzará a tener una mayor idea de sus ingresos y, de esta manera en un futuro cercano, gravar con ISR sus ganancias.

El cobro del IVA generaría recursos adicionales para el próximo año por 4,394 millones de pesos, de acuerdo con el Paquete Económico 2020, presentado por Hacienda.

Hay muchas cosas que la ley no tiene reguladas, como las plataformas digitales. Una vez que se aprueben las medidas, será el usuario final quien acabe absorbiendo el 16% de IVA

dijo Margarita Ceballos, socia de CEyCE, asesoría contable.

Las medidas propuestas por Hacienda también contemplan el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) solo para personas físicas que presten servicios o enajenen bienes a través de plataformas digitales que participen en la oferta y demanda de bienes y servicios proporcionados por intermediarios como Uber o Airbnb, que deberán retener parte del ISR de los ingresos de sus colaboradores.

“Lo propuesto por el Paquete Económico no plantea crear un impuesto especial o ‘impuesto sobre servicios digitales’ y tampoco pretende gravar con el ISR las plataformas digitales, por lo que creemos que la autoridad está esperando el resultado del análisis y trabajo de la OCDE y el G20”, dijo la consultura EY en un análisis.

Chile, India, Israel y Corea del Sur son algunos países que están considerando nuevos impuestos a plataformas digitales.

Desde 2016, Israel ha estado trabajando en propuestas para recaudar 16% de IVA en el suministro de servicios digitales israelíes por parte de compañías extranjeras. Actualmente, el Parlamento israelí continúa revisando esta propuesta.

Mientras más países apuntan a una mayor regulación sobre las plataformas digitales, las FAANG tienen en conjunto 426,729 millones de dólares en efectivo, equivalente a lo que tienen 94 de 100 compañías del NASDAQ 100, uno de los índices tecnológicos más importantes del mundo.

Para todo 2019, se prevé que las FAANG sumen 760,113 millones de dólares de ingresos y 137,938 millones de dólares en utilidad, de acuerdo con estimaciones de Bloomberg. Lo anterior es 7.52 y 12.40% más, respecto a 2018.