fbpx

11 de junio 2019 | 5:00 am

La demanda de créditos para vivienda nueva y usada continúan al alza en México, a pesar de la política monetaria restrictiva que ha imperado en los últimos meses.

Entre 2015 y 2018 Banco de México llevó la tasa de interés referencial de 3.25 a 8.25%, un máximo desde 2009. Para los consumidores, una tasa de interés más alta se ve reflejada en un mayor costo de los créditos, lo que puede afectar la demanda de estos.

No obstante, esto aún no ha detenido a los consumidores, de acuerdo con los datos más recientes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En abril, el total de créditos para vivienda por parte de los bancos sumó 18,247, de los cuales 17,947 estaban vigentes y 300 vencidos. Al cierre de 2018, el total de los créditos fue de 17,992.

El componente que más ha estado creciendo es el crédito hipotecario y está determinado fundamentalmente por la tasa de largo plazo, porque se ofrece a tasa fija y las acciones de política monetaria y de reforzamiento macroeconómico han contribuido a que las tasas de largo plazo se hayan mantenido lo más bajas posibles

dijo el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, en el último reporte trimestral de inflación.

Sin embargo, indicó que esto no significa que un entorno de tasas de interés elevadas no incida sobre una reasignación de recursos en la economía, “en el cual de alguna u otra manera el costo de oportunidad entre consumir y ahorrar el precio relativo entre uno y otro, se está afectando”.

El banco con mayor número de créditos otorgados en abril fue Banorte con 5,618, seguido por Scotiabank y Banregio con 4,924 y 3,733, respectivamente.

El driver del mercado de vivienda es la demanda, siempre hay un exceso por lo que se ha construido (…) En segunda instancia, existe un ambiente competitivo en la industria en el que las tasas, a pesar de la política de Banxico, siguen siendo competitivas

dijo Leonardo González, analista de real estate en Propiedades.com.

Mientras tanto, al cierre de mayo el Infonavit tenía 210,632 créditos formalizados, y a marzo la cartera total de crédito sumó 1.44 billones de pesos, con 110,903 millones de cartera vencida.

“Infonavit es el jugador más importante del país y de la industria hipotecaria. Determina la pauta y ritmos de hipotecas, también tiene implicaciones indirectas estructurales en las metas de edificación y comerciales de absorción inmobiliarias”, dijo González.

Por otro lado, pese al ambiente de incertidumbre que puede haber en la economía nacional, los consumidores se muestran optimistas para adquirir una vivienda.

En la última encuesta sobre la confianza del consumidor de mayo, el indicador ‘¿Considera algún miembro del hogar comprar, construir o remodelar una casa en los próximos dos años?, se situó en 17 puntos, un alza de 1.3 frente al mes previo y 3.6 puntos frente al mismo mes de 2018, según los datos de INEGI.

“Los bienes raíces residenciales han mostrado un perfilamiento aceptado por los usuarios, optan por invertir en vivienda con respecto a Cetes u otro tipo de formas de ahorro, se caracteriza por ser un mercado liquido”, dijo el especialista de Propiedades.com