fbpx
Arturo Herrera (Getty Images)

2 de agosto 2019 | 5:00 am

Arturo Herrera, el nuevo secretario de Hacienda, enfrenta la nada sencilla tarea de reactivar la economía.

La desaceleración que ha sufrido la actividad económica ya afectó las estimaciones de finanzas públicas.

En sus pronósticos, Hacienda recortó la estimación puntal del PIB a 1.1% desde el 2% que utilizó para sus cálculos en el Paquete Económico 2019. Además, revisó a la baja la plataforma de producción de petróleo a 1.73 millones de barriles diarios, esto es 120,000 barriles diarios menos que lo aprobado.

No obstante, espera que esto sea compensado con los 121,000 millones de pesos que usará del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), que hasta el cierre de 2018 tenía 279,771  millones de pesos, lo que evitará recortar más el gasto público.

“El uso del fondo servirá para afrontar la desaceleración de la economía y mantener el balance fiscal, pero la noticia pone en evidencia lo ajustado de las finanzas públicas y los grandes riesgos que afronta el gobierno con ambiciosos programas de gasto social, la necesidad auto infligida de rescatar a Pemex y una desaceleración global y local que no muestra signos de detenerse”, escribieron economistas de Intercam.

El FEIP suele ser usado como un instrumento de política fiscal contracíclica, aunque debe ser aplicado para cuando los ingresos que reciba el sector presupuestario se ubiquen por debajo del programa fiscal de año en curso

Creemos que parte de la desaceleración es estructural debido a una reducción en la oferta. Si este es el caso, México no tiene mucho espacio para emprender políticas anticíclicas sin aumentar la prima de riesgo

escribió en un reporte Carlos Capistrán, economista para Canadá y México de Bank of America- Merril Lynch.

Mientras tanto la recaudación de ISR creció apenas 1.5% anual en la primera mitad del año y la de IVA retrocedió -0.4%

Banco de México, la esperanza

En el segundo trimestre del año la economía logró apenas arañar el crecimiento, el PIB avanzó 0.1% en términos reales, frente al trimestre previo con cifras ajustadas por estacionalidad.

En este sentido y con la inflación desacelerándose, aumentan las posibilidades de que Banco de México recorte su tasa de interés en 25 puntos base para su reunión del 15 de agosto, algo que en el largo plazo puede darle un respiro a la economía.

Esperamos que Banxico comience a relajar la política monetaria en la próxima reunión de la Junta (de Gobierno)

dijo Capital Economics, que espera una baja de 25 puntos base.

“Nosotros vamos a ser respetuosos del Banco de México, de su autonomía, lo que ellos decidan va a ser lo más conveniente para el país. Pero ellos son los que deciden con plena autonomía, no vamos nosotros a hacerles ninguna recomendación, además ellos son libres y ejercen su independencia y su autonomía, y nosotros respetamos esa autonomía”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia del jueves.