fbpx

6 de mayo 2019 | 5:00 am

Cobro Digital (CoDi), la herramienta de Banco de México (Banxico) para realizar pagos digitales, será una herramienta para que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tenga mayor control de los movimientos de los contribuyentes.

La plataforma, cuyas pruebas piloto iniciaron en abril, está diseñada para utilizarse en cualquier combinación de operaciones entre personas físicas y morales, es decir, está asociada con las compras o ventas de los mexicanos bancarizados, con lo que ayudará al SAT a fiscalizar los gastos de los contribuyentes.

La apuesta de Banxico con CoDi es incentivar los pagos digitales en las ‘tienditas de la esquina’ y otros pequeños comercios, por ello deberá cuidar que una mayor fiscalización no se convierta en una barrera para la masificación de la herramienta.

Para abonar que el conjunto de negocios donde se pueda usar CoDi sea masivo también será necesario desvincularlo de cualquier mecanismo de seguimiento de impuestos que pudiera inhibir las compras que generar el pago de IVA.

En esta fase de pilotaje, Hacienda debe decir si es más importante seguir los impuestos y relacionar las declaraciones de los contribuyentes al uso de CoDi o incentivar el uso de dinero electrónico

dijo Isabel Cruz, directora general de la Asociación Mexicana de Uniones de Crédito del Sector Social (AMUCSS).

En el país, los pagos con efectivo en compras menores a 500 pesos equivalen a 95% de las transacciones totales, mientras que menos del 1% de estos movimientos se realizan por medio de pagos desde un celular, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2018, de INEGI y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

En tanto, el número de adultos que tienen contratado el servicio de banca móvil se incrementó a 8.6 millones de usuarios desde los 1.1 millones de 2012, según datos de la ENIF.

La utilización del CoDi puede apoyar objetivos de gran importancia social, al limitar los riesgos de seguridad o las posibilidades de corrupción o actividades ilícitas que puede implicar el uso del efectivo

dijo Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico, durante la 82 Convención Bancaria el 21 de marzo.

Arturo Herrera, subsecretario de Hacienda, dijo que una ciudad digital permite tener una mayor fiscalización y reiteró que los esfuerzos del gobierno estarán orientados para que el sector financiero sea un motor del crecimiento de la economía, esto en su participación en la 14 Cumbre Financiera Mexicana de Latin Finance, el pasado 30 de abril.

Fortalecer la seguridad

Con un endurecimiento de la fiscalización con el pago a través de códigos QR, las autoridades e instituciones financieras deberán garantizar a los usuarios –consumidores y pequeñas y medianas empresas–, la seguridad sobre sus datos personales ante los ataques cibernéticos que ha sufrido el sistema SPEI, por el cuál transitarán las trasferencias electrónicas de CoDi.

La seguridad cibernética es uno de los retos, porque si bien CoDi apoya la fiscalización, al aumentar la digitalización exponen al banco y lo clientes al cibercrimen y tiene que ir de la mano establecer un sistema de transferencia con mayor seguridad

dijo Felipe Carvallo, vicepresidente senior credit officer de Moody’s.

Hasta ahora, Banxico dio a conocer que los vendedores que deseen usar CoDi deberán contar con una cuenta bancaria, un dispositivo móvil para instalar la aplicación para generar los mensajes de cobro, capacidad para generar e imprimir códigos QR estáticos, que estarán en los productos, a la vista de los consumidores.

Los compradores deben tener una cuenta con sistema SPEI y la aplicación móvil de su banco, desde donde podrán leer el código QR para finiquitar sus pagos.

La implementación de CoDi avanza conforme a lo programado, y de acuerdo con Banxico, ya hay seis instituciones en el piloto de pruebas técnicas entre sus trabajadores y, para el último día de septiembre, el sistema será obligatorio para todos los bancos que tengan más de 3,000 cuentas.

El CEO buscó al SAT para conocer si CoDi podría ayudarles a elevar la fiscalización de los contribuyentes y con ello elevar la recaudación, pero no se obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición.