fbpx

3 de octubre 2018 | 4:51 pm

México se está convirtiendo en una oportunidad de mercado jugosa para las plataformas extranjeras de transporte on demand. La prueba más reciente es Lime, que pronto pondrá a rodar sus scooters eléctricos por las calles de la Ciudad de México.

La estadounidense, fundada en junio de 2017 por Toby Sun, Caen Contee y Brad Bao ya comenzó a buscar a los talentos que encabecen la ruta de su negocio en el país.

Lime ya es un monstruo en este negocio. A poco más de un año de crearse, los usuarios de la plataforma suman 10 millones de viajes completados, en comparación con el millón que llegó a hacer Lyft en su momento, el mayor competidor de Uber en Estados Unidos, en los primeros 12 meses.

En julio, la startup obtuvo 335 millones de dólares en financimiento por parte de Google Ventures, el brazo de capital de riesgo de Alphabet -ronda en la que Uber contribuyó- para expandir sus operaciones en el resto del mundo. La compañía inició operaciones en Key Biscayne, Florida a mediados del año pasado y en un año se expandió a 70 mercados en Estados Unidos y Europa.

El objetivo de la compañía es proporcionar una solución sostenible al problema de la congestión vial con movilidad inteligente, al mismo tiempo que busca reducir la huella de carbono.

A diferencia de las otras plataformas, Lime busca resolver el problema de movilidad de última milla. Es decir, el traslado de distancias de poco más de dos kilómetros. En México, el tráfico de las vialidades grandes como de las cortas representa una pérdida de tiempo de hasta un día, 20 horas y 30 minutos, según el índice de tráfico de TomTom, fabricante de sistemas de navegación para automóviles.

La empresa vendrá a sumar los esfuerzos que desde 2013 iniciaron Uber y Cabify, así como las chinas Mobike (bicicletas) y Didi Chuxing (autos) cinco años después.

En búsqueda del líder

A través de la plataforma de búsqueda de talento Lever, Lime publicó el perfil que deberá cumplir el gerente de Operaciones.

“Como líder responsable del estado de la flota, liderará un equipo de especialistas para impulsar el rendimiento en su región”, se lee en el aviso publicado por la compañía.

Esta figura se encargará de dirigir a un grupo de especialistas de operación de entre cuatro y 20 personas.

Por otra parte, Lime también busca a un director de Relaciones con Gobierno, un perfil clave de las empresas de tecnología, cuya tarea principal será la de establecer un acercamiento con las autoridades y reguladores que “mitigue los posibles obstáculos” de su operación en el país.

En sus marcas, listos…

La Ciudad de México se convertirá en el primer territorio de la región latinoamericana en el que Lime se ponga a rodar.

El primero que llegue puede detonar mejor el negocio por los próximos cinco o cuatro años

Joan Segura

CEO de Play Business, una plataforma de fondeo colectivo para empresas.

 

 

Pero Lime no es la única que intentará conquistar a los mexicanos con dos ruedas pequeñas. La primera en hacerlo fue la startup Grin, que comenzó a operar una versión beta de su plataforma en la capital.

En agosto amplió la versión de prueba a más usuarios. De acuerdo con reportes de los medios de comunicación, alrededor de 5,000 personas descargaron la aplicación para desplazarse en los patines eléctricos durante la primera semana de agosto. A partir de septiembre y octubre, aceleró su expansión en la Ciudad de México.

El crecimiento de Grin se dio tras cerrar una ronda de capital semilla por 20 millones de dólares por parte de reconocidos fondos de Silicon Valley, entre ellos Y Combinator, DMC Ventures, Trinity Ventures y Shasta Ventures.

Al tú por tú

El modelo de negocio de ambas compañías es similar. En el caso de Grin, el precio por utilizar los scooters es de 15 pesos para desbloquearlo y rodarlo por tres minutos. Cada minuto de uso extra tiene un costo de dos pesos.

Lime hasta el momento maneja un costo de un dólar por quitarle el candado, además de cobrar 0.15 centavos de dólar por cada minuto.

Segura señala que lo mejor que puede hacer Grin es incrementar lo más posible su base de usuarios previo a la llegada de Lime, valuada actualmente en más de mil millones de dólares, segun CrunchBase. Incluso hasta pensar en una joint venture o en una adquisición en lugar de competir.

“Si Grin sigue obteniendo recursos para crecer, podrá competir con Lime. Otra opción es que los compre Lime o Uber”, insiste Segura.

EL CEO buscó en repetidas ocasiones a Lime para precisar la fecha de llegada al mercado mexicano, sin haber obtenido respuesta al momento de la publicación.