ATG Uber

7 de diciembre 2020 | 8:00 pm

Uber venderá su división de desarrollo y comercialización de tecnologías de conducción autónoma, llamada ATG, a Aurora, una startup respaldada por el gigante del comercio electrónico Amazon, la automotriz surcoreana Hyundai y el fondo de inversión Sequoia.

En el comunicado difundido este lunes para informar sobre el acuerdo no se especificó el monto de la transacción, pero según los términos del acuerdo difundidos, las dos compañías permanecerán vinculadas: Uber invertirá 400 millones de dólares en Aurora para obtener 26% de participación accionaria y su director ejecutivo, Dara Khosrowshahi, se unirá a la junta de administración de la nueva startup.

Los empleados de ATG, valuada en 7,250 millones de dólares en una ronda final de financiación en abril de 2019, poseerán el control de 14% de Aurora.

Tomando en cuenta la valuación actual de Aurora, de 10,000 millones de dólares, la unidad de automóviles autónomos de Uber quedaría valuada en 4,000 millones de dólares, es decir, 55% del valor que tenía hace 20 meses, detalló el Financial Times.

Este acuerdo pone fin al ambicioso plan de Uber de desarrollar un vehículo totalmente autónomo con el objetivo de poner en las calles una flotilla de taxis sin conductor, que la empresa lideró por un tiempo considerable.

Pero uno de sus vehículos se vio involucrado en un accidente en Tempe, Arizona, en 2018, en el que una mujer falleció, lo que frenó el avance, además de que los accionistas presionaron a Uber para que se concentrara en lograr la rentabilidad del negocio.

Al adquirir ATG, “Aurora tendrá un equipo y una tecnología increíblemente fuertes, un acceso claro a múltiples mercados y los recursos para ejecutar su estrategia”, comentó su cofundador y director general Chris Urmson, citado en el comunicado.

“Aurora será la empresa mejor posicionada para llevar al mercado los productos de conducción autónoma necesarios para hacer que el transporte y la logística sean más seguros, más accesibles y más baratos”, agregó.

ATG ha estado detrás de muchos avances en software, hardware o diseño de productos, aunque no siempre han recibido atención, argumentó Aurora.

Al combinar la experiencia de ambas, Aurora espera poder acelerar el lanzamiento de sus primeras aplicaciones de conducción autónoma para vehículos pesados, pero también desarrollar más rápidamente sus aplicaciones para vehículos de transporte de pasajeros, entre ellos los de la flota de Uber.

Fundada en 2017, Aurora está probando sus inventos en las calles del área de la Bahía de San Francisco y las ciudades de Pittsburgh y Dallas.

Con información de AFP