Tesla

18 de febrero 2020 | 3:09 pm

En el carril de la tecnología, el Modelo 3 de Tesla le lleva seis años de ventaja a Toyota y Volkswagen.

Esa es la conclusión de un ejercicio realizado por Nikkei Business Publications, el cual consistió en el desarmado del Modelo 3 que se produce en China enfocándose en la parte electrónica.

Al interior de la unidad destaca la “computadora totalmente autónoma”, también conocida como Hardware 3, una pieza que es el arma más grande Tesla en el mercado de vehículos eléctricos, según el Nikkei Asian Review.

Esta computadora, incluida también en el Modelo S y Modelo X, incluye dos chips con Inteligencia Artificial que miden 260 milímetros cuadrados y fueron desarrollados por la firma de Elon Musk junto con un software especializado, según el medio nipón.

Especialistas prevén que este tipo de tecnología se implemente de manera generalizada hasta 2025.

Avance tecnológico y amenaza

“No podemos hacerla”, fue la respuesta de un ingeniero de una firma japonesa al observar la computadora desarrollada por Tesla.

Pero el comentario no tiene que ver sólo con la complejidad tecnológica del Hardware 3, sino con la amenaza que representa para la industria de autopartes mundial, explica la publicación asiática.

Una computadora como la de Tesla volverá obsoletas las cadenas de suministros de autopartes que las empresas han cultivado durante décadas, dijo el ingeniero.

Esa tecnología utiliza solo un puñado de unidades de control electrónico (ECU, por sus siglas en inglés), productos que actualmente dan vida a una gran proporción de la industria autopartera.

“Así que los grandes fabricantes de automóviles aparentemente se ven obligados a seguir usando complicadas redes con docenas de ECU”, según el Nikkei Asian Review.

“Puesto de otra forma, las cadenas de suministros que ayudaron a los gigantes automotrices de hoy a crecer están ahora empezando a impedir su habilidad para innovar”.

En cambio, firmas como Tesla no está ligada a los proveedores por lo que son libres para producir su propia tecnología y, si sus competidores siguen su ejemplo, los modelos de negocio y las cadenas de suministro tradicionales se verán afectadas mientras tratan de alcanzar a la empresa de Musk.