transporte

24 de diciembre 2019 | 5:00 am

La Secretaría de Movilidad del Estado de México (Semov) autorizó a los transportistas concesionarios de la entidad un incremento de dos pesos a la tarifa inicial, el segundo desde la llegada de Alfredo del Mazo a la gubernatura del Estado.

El transporte público es el espacio en donde los mexiquenses se sienten más vulnerables, pues de acuerdo con la encuesta de percepción de inseguridad, el 89.4% de los encuestados se siente inseguro, más que en la vía pública, el banco, o el cajero automático.

No es una sensación sin fundamento, hasta el corte de noviembre de este año se han registraron 8,153 incidentes, de los cuales 8,093 fueron con violencia. Lo que la convierte en  la entidad con más robos a transporte público, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo. 

Y ha sido así durante los últimos tres años consecutivos, en 2017 se registraron 9,459 incidentes, mientras que en 2018, el dato recabado por el secretariado fue de 9,077 carpetas iniciadas. 

El incremento no fue aceptado con agrado por usuarios del transporte, por la ineficiencia y el costo que ya representaba. 

Se estima que cada día se realizan en la Zona Metropolitana del Valle de México 15.57 millones de viajes en transporte público, de los cuales 11.54 millones, es decir casi tres de cada cuatro, utilizan camiones o combis. De esos viajes, el 55.1% se prolongan de 30 minutos a dos horas, de acuerdo con la encuesta Origen-Destino de Inegi.

Será además un golpe al gasto de los hogares, pues la entidad ya se encuentra entre las 15 en las que las familias destinan más recursos para el transporte, con 6,865 pesos al trimestre.

A medio cumplir

“No se trata de un cheque en blanco” a los transportistas, dijo Raymundo Martínez Carbajal, titular de la dependencia, sino que el acuerdo incluye una serie de compromisos como la certificación de 100,000 operadores, renovar las unidades y la instalación de cámaras, botón de pánico y GPS en las unidades.

Sin embargo esos compromisos fueron adquiridos desde el incremento autorizado en septiembre del 2017, cuando pasó de 8 a 10 pesos la tarifa inicial.

En julio de este año, el gobernador informó que se han instalado cámaras en 10,300 unidades con cámaras de vigilancia, y la renovación de 35,200 unidades, sin embargo se contabilizan más de 168,000 unidades concesionadas.