13 de abril 2022 | 5:00 am

Los mexicanos enfrentarán escasez de gasolina Magna, Premium y Diésel en las siguientes semanas como efecto de los requisitos que estableció el Servicio de Administración Tributaria (SAT) a los importadores de combustible, advirtió la Asociación de Regulados del Sector Energético (ARSE).

Para aplicar el estímulo fiscal complementario, que permite controlar el alza en el precio de la gasolina, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pidió a los importadores cumplir con ciertos requisitos. A cambio, la dependencia les devolverá parte del Impuesto al Valor Agregado (IVA) o Sobre la Renta (ISR) que han dejado de cobrar.

Sin embargo, los importadores no han podido cubrir el principal requisito que es demostrar que mantienen la cantidad de combustible al trasladarlo, lo que se conoce como cumplimiento de los controles volumétricos.

Se prevé que la escasez permee a todo el país, ahorita está en el Norte, pero viene bajando y cada vez es más difícil encontrar combustible

comentó un consultor especializado en importación de combustible que pidió el anonimato.

Marcial Díaz, presidente de la ARSE, sostuvo que, a la fecha, el SAT carece de un padrón acreditado de proveedores del software que mide controles volumétricos, lo que obstaculiza cumplir con el requisito.

Al incumplir con las reglas del juego, los importadores temen que el SAT no les devuelva el dinero invertido, por lo que han elegido racionar la distribución de combustible, lo que ha llevado a los vendedores de gasolina a surtirse en las terminales de Petróleos Mexicanos (Pemex), llevándolas a niveles de saturación.

Lee: Foráneos sacan partido de los estímulos a la gasolina

¿Qué causa el desabasto?

El pasado 4 de marzo, Hacienda estableció el estímulo fiscal complementario, que consiste en otorgar créditos fiscales a los gasolineros e importadores de combustible.

El estímulo permite que, al hacer su pago provisional de impuestos, reciban un subsidio ya sea mediante IVA o ISR. Es decir, del total del monto de impuestos pagados, Hacienda les descuenta una determinada cantidad por cada litro vendido de gasolina.

Sin embargo, para obtener este beneficio, deben cumplir con una serie de requisitos que estableció el SAT, entre los que se encuentra cumplir con nuevas normas de controles volumétricos.

Puedes leer: El SAT emite lineamientos para el estímulo fiscal complementario

El fondo del asunto (de la escasez) es la incertidumbre que tienen los importadores respecto a las reglas del estímulo complementario, y en consecuencia, todos están saturando las terminales de Pemex

dijo el consultor especializado

Traslados impactan en control volumétrico

El centro volumétrico es uno de los principales requisitos para recibir el crédito fiscal, el cual consiste en mantener la cantidad de combustible de un traslado a otro.

La miscelánea fiscal para 2022 estableció que si el control volumétrico de la gasolina se reduce en 0.5% o más cuando llega a su destino final, se origina un crédito fiscal y la posibilidad de prisión preventiva oficial.

No te pierdas: Gasolineros nacionales y extranjeros operan con irregularidades y hacen “huachicoleo” fiscal

Según Roberto Díaz de León, presidente de la Onexpo, los combustibles tienen cierto volumen cuando salen de una región, pero cuando llegan a otra, que es su destino final, pueden pesar menos porque se evaporan de forma natural o sufren cambios bruscos de temperatura al trasladarse de lugares fríos a cálidos.

Esta situación -que ha generado amparos- propicia que los importadores incumplan con los requisitos para que les devuelvan los impuestos correspondientes al estímulo fiscal complementario.

“Lo importadores no tienen certeza de que el gobierno cumpla las reglas y les devuelva esa parte de impuestos”, reiteraron los especialistas.

En consecuencia, los importadores no están operando al 100%, y los pocos que lo hacen, no están ingresando el producto habitual al país, ni al mismo precio, pues ahora es más caro.

Marcial Díaz, de la ARSE, dijo que si bien la escasez puede permear en distintos estados del país, el mayor impacto será en el Norte.

Además, el sector busca que se regule de forma ‘pareja’ a Pemex y a los privados, a fin de generar un mercado que beneficie al consumidor en costo y calidad del producto.