9 de agosto 2022 | 4:32 pm

Advertisement

El grupo japonés Softbank registró unas pérdidas netas récord de 3,16 billones de yenes (23,400 millones de dólares) entre abril y junio, un resultado que contrasta con el beneficio neto de 761,510 millones de yenes que se embolsó en el mismo período del año anterior. 

Sin embargo, la compañía elevó sus ingresos un 6.3%. Las fuertes pérdidas se debieron fundamentalmente a la depreciación de sus inversiones en compañías tecnológicas a través de sus megafondos Vision Fund.

Ahora SoftBank está acelerando las ventas de activos después de que su unidad insignia Vision Fund registrara pérdidas de casi 50,000 millones de dólares en solo seis meses, pero el director ejecutivo Masayoshi Son se enfrenta a opciones cada vez más reducidas y valoraciones en caída, según analistas.

Son dijo el lunes que está en conversaciones para vender el administrador de activos Fortress, sin comentar sobre una valoración.

 La mayor parte de la cartera está bajo el agua, lo que hace que vender sea más difícil de justificar

escribió en una nota el analista de Redex Research, Kirk Boodry. 

También SoftBank recaudó 2,400 millones de dólares vendiendo acciones en T-Mobile US durante el último trimestre, mientras se deshacía de una variedad de otras participaciones.

Pero a medida que caen las valoraciones, las opciones fáciles para recaudar efectivo son cada vez más difíciles de encontrar.

Dado que SoftBank ha cambiado el enfoque de las empresas operativas a la inversión en tecnología, Son está apostando su reputación a generar grandes ganancias que pueden reciclarse en más apuestas tecnológicas.

SoftBank y la venta de sus activos

Vision Fund salió de una franja de activos en el trimestre de abril a junio, incluido el servicio de transporte Uber y las plataformas de propiedad Opendoor y KE Holdings, que opera Beike de China, por un valor real de 5,600 millones de dólares.

Cabe destacar que SoftBank vendió el tramo final de las acciones de Uber con pérdidas, calcula Boodry, y generó un rendimiento total de solo 1,500 millones de dólares en la participación.

Además, Son respaldó a la empresa con la mirada puesta en la conducción autónoma, y ​​SoftBank se convirtió en el mayor accionista, pero Uber abandonó sus esfuerzos por desarrollar un automóvil autónomo.

Son ha vendido activos en recesiones pasadas para recaudar efectivo, incluidos los primeros días de la pandemia de COVID-19 durante los cuales dijo que las nuevas empresas habían caído en el “valle del coronavirus”.

En ese sentido, SoftBank acordó vender la empresa de diseño de chips Arm a Nvidia en 2020, pero el acuerdo luego tropezó con obstáculos regulatorios. Son todavía espera cotizar Arm en los Estados Unidos.

Sin embargo, el conglomerado japonés también ha sacado provecho de su participación grande y líquida en la empresa de comercio electrónico Alibaba para recaudar fondos.

La empresa recaudó 17,300 millones de dólares en los últimos meses en sus participaciones en Alibaba a través de contratos a plazo prepagos, pero la empresa china ha perdido más de dos tercios de su valor desde los máximos de finales de 2020.

Va SoftBank por una reducción de costos

Son también se comprometió a “jugar a la defensiva” y el lunes presentó una mayor reducción de la actividad de inversión, así como en los costos en todo el grupo.

Algunos analistas dicen que los precios de los activos privados pueden tener que caer aún más, lo que podría elevar el nivel de los esfuerzos para generar rendimientos. Son dijo que SoftBank había estado en una burbuja en las valoraciones.

 (El) libro privado todavía está mucho más inflado que los activos que cotizan en bolsa y, por lo tanto, la desventaja real aún podría ser material

 escribió Goyal, analista de Jefferies.

Mientras remodelaba su cartera, SoftBank también anunció una recompra de sus propias acciones por 400,000 millones de yenes (alrededor de 2,970 mdd), además de un programa de recompra existente de 1 billón de yenes que está completo en un 70 % y que vence en noviembre.

Con información de Reuters