10 de diciembre 2019 | 5:00 am

Hace unas semanas, Telefónica México anunció un pacto con AT&T en el país con el objetivo de ganar clientes, mejorar sus finanzas y devolver espectro radioeléctrico al Estado, lo que deja en el aire la incógnita sobre qué pasará con los Operadores Móviles Virtuales (OMV) en el futuro.

Los OMV –que son jugadores que ofrecen servicios de telefonía e internet móvil a través de un tercero– empezaron a competir formalmente en 2014 dentro del mercado mexicano tras la reforma de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

Estos son los OMV con más clientes en el mercado mexicano:

Virgin Mobile es la empresa que marcó el arranque formal de estos operadores de nicho, y fue el primero también en pactar una alianza comercial con Telefónica México por cinco años, un ‘carrier’ bajo el que actualmente operan al menos una decena de jugadores.

Tras la alianza entre Movistar y AT&T, analistas del sector de telecomunicaciones coinciden en que, si bien el pacto a ocho años marcará los cambios y la evolución en el negocio en Telefónica, el futuro de los OMV es un asunto técnico que debe ser vigilado por el órgano regulador.

Ello, a fin de que sea, en principio, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (iFT) el que dé certeza a estos OMV.

Actualmente, así está configurado el mercado de los OMV en México:

Actualmente, Telefónica Movistar cuenta con más de diez OMV, dentro de los que se enlista Virgin Mobile, “que continúa manteniendo su relación comercial con la compañía”, aseguró vía correo electrónico el operador móvil de origen español a EL CEO.

Para Ramiro Tovar, consultor en Regulación Económica y Política de Competencia, dado el pacto entre Telefónica y AT&T, los OMV del primero también deberían migrar a la red del segundo, justo para que éste último sea su operador host o anfitrión de su tráfico.

En ese sentido, el analista señaló que lo relevante es si se se les respetarán o no los mismos términos y condiciones, o si en su defecto, AT&T considerará a los clientes de los OMV como tráfico de Telefónica sin distinciones, por lo que cualquier diferencia será a favor o con cargo para Movistar.

Han de aplicar la regla de que al tráfico de Telefónica se le da tratamiento homogéneo, independientemente de su origen Movistar u OMV

Esto significa que al tráfico móvil se le da el mismo tratamiento, sin distingo como OMV o tráfico de Telefónica Movistar para AT&T.

Por su parte, Jesús Romo, analista de Telconomía, dijo que si bien la preocupación existe, dado el acuerdo firmado por ambas compañías, en su opinión es ‘una preocupación teórica’, aunque ello no  significa que el destino de los OMV bajo la red de Movistar se vaya a reflejar en automático.

En esa línea, el analista refirió que los reguladores europeos ya se han cuestionado los acuerdos de compartición de infraestructura pasiva en general, pues una de las preocupaciones es que los OMV puedan ser desplazados ante este tipo de acuerdos.

Sin embargo, Romo señaló que lo que sí esperaría es que los OMV visibilicen que les resulta una ‘preocupación técnica’ dados los antecedentes en otras partes del mundo, aunque no necesariamente con alcances de desplazamiento.

Los OMVs necesitan garantías para que no los desplacen los operadores con infraestructura

Sumado a ello, sugiere que el Instituto Federal de Telecomunicaciones podría, como autoridad de competencia económica, considerarlo en notificación del pacto.

Esto es lo que se proyecta para los OMV en el país al cierre de este año: