3 de octubre 2022 | 5:00 am

Advertisement

 

Aunque la desaparición de Petróleos Mexicanos Internacional (PMI) como propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador es posible, llevarlo a cabo haría más complejas las operaciones de la estatal mexicana en el extranjero.

 Desde un punto de vista logístico, legal y administrativo no es tan difícil. Pero desde un punto de vista comercial sí puede tener implicaciones graves

 comentó en entrevista Miguel Ángel Mateo, socio de la firma de abogados Hogan Lovells.

En 1988 Pemex estableció las filiales, otras empresas y vehículos financieros de Petróleos Mexicanos Internacional PMI para contar con una estructura corporativa que le permitiera operar con más eficiencia fiscal y comercial, además de contar con mecanismos de protección.

Las filiales son empresas donde Pemex tiene una participación directa o indirecta de más de 50%, pero no son entidades paraestatales, sino que operan como empresas, con la naturaleza jurídica y organización del derecho privado del lugar en que se establecen.

Por ejemplo, como empresa privada el brazo comercial de la petrolera tiene mayor flexibilidad para la comercialización de crudo en el extranjero que como compañía estatal, debido a su régimen particular de adquisiciones, arrendamiento y contrataciones.

Te puede interesar: Plan de Pemex para dejar de exportar crudo pone en riesgo a la economía mexicana

EPN y AMLO compactan más PMI

Desde el sexenio pasado de Enrique Peña Nieto se comenzó una reducción en las empresas bajo PMI y el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador se propuso compactar aún más al brazo comercial.

La actual administración señaló que algunas empresas estuvieron vinculadas con operaciones como la compra de plantas chatarra como Agro Nitrogenados, además de la burocracia y gastos que generaban las filiales.

 Tener un número indeterminado de filiales incrementa la burocracia y si no tienen un fin justificable deben quitarse, pero es cuestión de trabajo quirúrgico, debería hacerse un trabajo deshacernos de lo que no sirve y dejar lo que sí

 consideró Miguel Ángel Mateo.

En su conferencia matutina del 20 de septiembre, el mandatario afirmó que PMI terminará por desparecer ante el objetivo del gobierno de que México deje de vender petróleo en el extranjero y sea autosuficiente en energéticos.

Sin embargo, al menos en 2023 no se concretará este plan, ya que de acuerdo con los Criterios Generales de Política Económica de la Secretaría de Hacienda se contempla una plataforma de exportación de 784,000 barriles diarios.

Dificultades para transferir contratos vigentes

Mateo comentó que si bien desde el punto de vista logístico, legal y administrativo no es tan difícil desaparecer a PMI, sí podría enfrentar dificultades para transferir los contratos vigentes con otras entidades.

 Si hablamos de contratos comunes, transferirlos a otra entidad se pude hacer mediante un proceso legal, algunos necesitarán autorización de la otra parte. En otros podría haber consecuencias financieras, por ejemplo si PMI asumía las obligaciones y otra entidad tomará su lugar, ya que la contraparte necesitará una revisión de estados financieros o situación crediticia

 explicó.

En mayo de 2021, Octavio Romero Oropeza manifestó que cuando comenzó el sexenio tenía 25 filiales, de las que consolidaron cinco y redujeron ocho para quedarse con 12.

Estas son Deer Park Refining Limited Partnership, Frontera Brownsville, PMI Comercio Internacional, PMI Holdings Petróleos España, PMI Norteamérica, PMI Trading DAC, PMI Trading México, PMI Ducto de Juárez y Texas Frontera.

El funcionario comentó en ese momento que le plan era llegar a 10 al cierre del sexenio, ya que no podían desaparecerlas en su totalidad.

Agregó que en las filiales existentes se estaba realizando un cambio de esquema de operación donde el 100% de las acciones están en manos de Pemex, con domicilio fiscal en México, tesorería está centralizada, ingresos que se transfieren a la petrolera al día siguiente y con operaciones revisadas por Hacienda.

Advertisement