12 de mayo 2020 | 5:00 am

Los fabricantes de equipamiento médico de Baja California quieren aprovechar el impulso de la pandemia de coronavirus, así como la mudanza de empresas basadas en Asia para reafirmarse como los líderes de la industria en América del Norte.

El estado gobernado por Jaime Bonilla encabeza el ensamblaje de dispositivos médicos en México, ya que cuenta con al menos 76 plantas manufactureras y una fuerza laboral de más de 71,000 empleados.

Pero la pandemia ocasionada por el virus COVID-19 abrió la puerta a un crecimiento sin precedentes para el clúster bajacaliforniano, dice Francisco Rubio Rangel, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) en Tijuana.

Allí es donde se aglomera la mayoría de los fabricantes de instrumento médicos del estado. El gobierno reportó un incremento del 150% en la demanda de termómetros y de 1,000% en ventiladores.

Otro factor positivo para el crecimiento de esta industria es la posible mudanza de empresas que actualmente ensamblan sus productos en China debido a la disputa comercial del país asiático con Estados Unidos.

Antes del comienzo de la pandemia, varias empresas exploraron las posibilidades de mudar sus líneas de producción de Asia a México, según Rubio Rangel.

“Hay una gran disputa comercial entre China y Estados Unidos que vuelve a México, en especial a Baja California, atractivos para mover plantas de producción hacia esta región”, dice el directivo en entrevista con EL CEO.

Baja California posee alrededor de 50% del total nacional de manufactura de dispositivos médicos, de acuerdo con el Clúster de Dispositivos Médicos. Tijuana genera alrededor de 49,000 empleos, Mexicali 15,000, Tecate 4,000, Ensenada 3,000 y Rosarito 1,000.

Valor internacional

Los principales artículos de fabricación médica en el país incluyen subensambles para marcapasos, catéter, termómetros, equipos y muebles hospitalarios, sistemas de hemodiálisis, componentes de ventiladores, sets desechables y equipos ortopédicos.

La industria mexicana de dispositivos médicos tuvo un valor de 4,909 millones de dólares (mdd) en 2018, de acuerdo con un estudio elaborado entre la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos (AMID) y la consultora holandesa KPMG.

En total los clústeres de Nuevo León, Baja California, Puebla, Jalisco, Estado de México, Ciudad de México y Baja California generan 130,000 empleos. México es el cuarto mayor exportador de estos productos a nivel global y el primero en Latinoamérica, según el Global Trade Atlas.

Alrededor del 94% de los productos que elabora este sector en el país son exportados a Estados Unidos, según los indicadores del Instituto Nacional de Geografía y estadística (INEGI). Otros destinos son Canadá, Brasil, Argentina, China y Japón.

En línea con dicha estadística, la gran mayoría de fabricantes médicos instalados en el país son de origen extranjero. Algunas de la compañías con presencia en México a través de subsidiarias son 3M, Johnson & Johnson, Kimberly Clark, Boston Scientific, Tyco, General Electric, entre otras.

La fabricación médica mexicana espera un crecimiento de 6.4%, según pronósticos de la empresa Tecma. Actualmente Baja California tiene 10% de naves industriales disponibles para las empresas que deseen mudarse de los países asiáticos a México.

“Hay que esperar y ver que nuevas empresas se van a crear a raíz de las nuevas necesidades del mercado (…) se esperan grandes cosas de México una vez que termine la pandemia”, concluye Francisco Rubio.