19 de junio 2019 | 5:00 am

AT&T, el operador de telefonía móvil que llegó a México en 2015 a competir contra Telcel y Telefónica, es desde el año pasado el jugador que oficialmente ha perdido más clientes por portabilidad, de acuerdo con los datos más recientes del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

La portabilidad es el derecho de los usuarios de telefonía de conservar su mismo número al cambiarse de proveedor de servicio, bajo un procedimiento gratuito que no debe estar listo en más de 24 horas.

En un lapso de 16 meses, AT&T ha perdido poco más de 4 millones de clientes por portabilidad, incluso por encima de los que se han ido de Telefónica; Telcel, por el contrario, en el mismo periodo ha portado casi 5 millones de números a su compañía.

Sin consentimiento

La empresa de origen estadounidense, además, es el jugador que registra más casos de portabilidad no consentida, es decir, la migración de los números celulares de sus clientes sin aprobación previa, una práctica común que se ha agudizado hace algunos meses.

Hace unos días Mariana, que es cliente de AT&T desde hace varios años, recibió un mensaje de texto en el que le solicitaban su Número de Identificación Personal (NIP), un requisito indispensable para solicitar el cambio de compañía. Sin embargo, ella no pretende cambiarse de compañía .

Esta mala práctica afecta principalmente al usuario, siendo los más vulnerables los de prepago o de bajo valor para las compañías, que muchas veces ni se enteran que ya no tienen el servicio móvil con el operador que contrataron su línea, alertó Fernando Esquivel, analista de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

 Son prácticas graves que al final quien las paga es el usuario. Hace falta regulación al respecto, pues los operadores llevan mucho tiempo haciendo esto, entonces, la solución es desincentivar estas prácticas

 dijo el experto.

El Informe Estadístico Soy Usuario, en las ediciones de los últimos dos trimestres reportados, revelan que se detectaron se detectaron más de mil casos de “portabilidad no consentida”.

Estos casos fueron asignados al proveedor responsable de la reversión, es
decir, se canalizaron a la empresa en que el usuario deseaba permanecer, en este caso, a AT&T.

“Te recordamos que AT&T no solicita NIP o información alguna para realizar una portabilidad, al menos que tú hayas iniciado el proceso”, señala la empresa en su página de internet en México.

Consultada por EL CEO respecto a la portabilidad no consentida, Telcel aseguró que brinda asesoría a sus clientes.

“Les indicamos que, si reciben un mensaje no deseados sobre portabilidad, no le proporcionen a nadie el NIP que reciben por esa vía”, comentó la empresa.

Por su parte, Telefónica aseguró que no porta a ningún usuario sin su consentimiento.

“El proceso contempla un proceso de reversión que se instrumenta para cualquier persona que no quiera ser portada a la compañía”, aseguró.

La portabilidad es la segunda causa de quejas en el sistema Soy Usuario, seguido de las inconformidades interpuestas por los usuarios por fallas en el servicio.