2 de febrero 2022 | 5:00 am

Advertisement

Las restricciones por la pandemia del COVID-19 impactaron fuertemente al sector aéreo y no todas las aerolíneas navegaron la crisis con la misma facilidad, pues algunas arrastraban no solo con problemas financieros, sino también con el fisco.  

Interjet y Aeromar son algunas de las aerolíneas que más han sido nombradas por la actual administración de Andrés Manuel López Obrador, especialmente por los adeudos que enfrentan y por la posibilidad de que alguna de ellas pueda ayudar a ‘arrancar’ a la aerolínea del Bienestar. 

No dejes de leer: SAT recurrirá a embargo si Elektra no paga deuda fiscal

Recientemente, la jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, dijo que se ha reunido con todas las aerolíneas para evaluar diferentes esquemas de pagos sobre sus adeudos fiscales y aseguró que la intención de la autoridad fiscal no es que quiebren, pero sí que se pongan al corriente. 

 Nosotros no queremos quebrar a ninguna empresa, hacemos todo lo posible para que dentro del margen de la ley, las empresas se pongan al corriente y tengan todo el apoyo administrativo y burocrático para esquemar sus pagos. Esperamos que ninguna corra con la suerte de Interjet.

dijo en enero pasado en una conferencia de prensa. 

Interjet frena motores desde 2020 

Interjet dejó de volar desde diciembre de 2020, tras acumular adeudos con trabajadores, acreedores y con el SAT, el cual desde el año previo buscó cobrarle 549.2 millones de pesos por IVA acumulado entre 2013 y 2017.

También lee: SAT publicará lista de funcionarios acusados de corrupción 

Anteriormente, en junio de 2019, se determinó un embargo que Interjet negó, al tiempo que obtuvo una suspensión provisional para declarar la inconstitucionalidad del adeudo (crédito fiscal).

 

Pero meses después el SAT embargó la Fundación Alemán y aunque la aerolínea anunció la llegada de nuevos inversionistas para pagar 2,947 millones de pesos en Impuestos Sobre la Renta  (ISR) y del Impuesto al Valor Agregado (IVA), no lo ha concretado.

Actualmente, el expresidente de la aerolínea, Miguel Alemán Magnani, enfrenta una orden de aprehensión por defraudación fiscal cercana a 65 millones de pesos por la falta de pagos, mientras la aerolínea insiste en que retomará el vuelo este año, situación que luce complicada.

“En la medida que no haya ningún grupo de accionistas que quiera invertir, no es viable”, comentó Carlos Espinosa Berecochea, presidente de la Academia Mexicana de Derecho Fiscal, y agregó que requeriría dinero no solo para pagar a acreedores, pago de derechos, nóminas y para habilitar aviones.

Aeromar, con miras a ser parte de aerolínea del Bienestar

El panorama para Aeromar tampoco es sencillo. En octubre de 2021, el presidente López Obrador mencionó que la aerolínea atravesaba por una “situación difícil y tienen adeudos con el SAT y también con otras dependencias del gobierno federal”.

La empresa de vuelos regionales tenía problemas financieros desde años atrás, luego de que no se concretó una inversión por 100 millones de dólares que Synergy Group, controlador de Avianca, anunció en 2016.

Actualmente, Aeromar está buscando un crédito de 75 millones de dólares con Nafin-Bancomext para mantenerse operando y planea volar desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

Pese a esta situación, Aeromar podría ser una opción para hacer realidad la llamada Aerolínea del Bienestar, indicó  en su momento, Pablo Casas Lías, director del Instituto Nacional De Investigaciones Jurídicas Aeronáuticas.

Mexicana, cuyos bienes están en litigio e Interjet que se mantiene sin operar desde disicembre de 2020, no son una buena opción, mientras Aeromar está operativamente activa, que sería el plus que tendría, porque si bien es cierto que tiene problemas económicos está operativamente vigente

afirmó.

Otras aerolíneas que vivieron una complicada situación son Volaris, Viva Aerobus y Aeroméxico. 

En su reporte anual de 2019, Volaris manifestó estar al corriente con sus obligaciones fiscales, mientras en 2020 no desglosó un monto exclusivo por créditos fiscales, tampoco lo hicieron Viva Aerobus o Aeroméxico.

Empresas y créditos fiscales

Una de las medidas que han recurrido algunas aerolíneas y por las que están siendo perseguidas por el SAT es por los créditos fiscales que solicitaron en gobiernos pasados. 

Los créditos fiscales son recursos que deja de percibir el erario porque alguna persona física o moral enfrenta una aparente complicación que le impide pagar sus impuestos, por lo que se le da un periodo para que después se ponga al corriente, de acuerdo con Fundar. 

Esta figura representa la diferencia entre lo que declaran los contribuyentes y lo que la autoridad considera que se debió pagar y una vez que el SAT los emite se le notifica a la empresa. El monto considera la discrepancia en el pago, más actualización, recargos y multa, explicó Carlos Espinosa, doctor en Derecho por la Universidad Panamericana.

Una vez que se emiten, las empresas que no están de acuerdo pueden optar por poner un recurso de revocación ante el SAT y después optar por un juicio contencioso administrativo ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, o irse a este inmediatamente.

Si gana el contribuyente, el SAT puede presentar un recurso y si pierde, puede presentar un amparo que resuelve un Tribunal Colegiado de circuito. La situación concluye una vez que se emite la resolución definitiva a favor o en contra del contribuyente.

Pueden lograr descuento de 20% en multas

Otra ruta es que el contribuyente decida no apelar la determinación del SAT y en su lugar llegar a un acuerdo, donde la autoridad fiscal hace un descuento de 20% en multas.

De no pagar los adeudos, la afianzadora de la empresa hace el pago, pero de no contar con ella se recurre al embargo, que en primera instancia suele ser de cuentas bancarias y después de otros bienes, que en el caso de una aerolínea pueden ser terrenos, oficinas u otras propiedades.

Vamos a pensar que (a una aerolínea) le embargan los aviones, pueden seguir volando igual, el embargo per se no les afecta, les afecta el que pase el tiempo, el adeudo sigue creciendo, por intereses, por actualización y que pierdan al final

comenta el doctor en Derecho por la Universidad Panamericana.

Espinosa Berecochea mencionó que los adeudos fiscales pueden llevar a las empresas a la quiebra, pero que en muchas ocasiones se originan porque la empresa no declaró lo que debía, por lo que las omisiones se van convirtiendo en una bola de nieve.

Salir de esta situación y sanear las finanzas de la compañía requiere que la empresa se mantenga operativa mientras enfrenta el proceso legal contra el fisco que le genere utilidad suficiente para pagar en caso de perder, pedir una inyección de capital a los accionistas o llegar a un acuerdo con acreedores.