fbpx

13 de junio 2019 | 5:00 am

La guerra comercial entre Estados Unidos y China está más cerca de empeorar, que de mejorar. Si bien, el país asiático se ha mostrado, hasta el momento, más mesurado que su contraparte norteamericana existe un recurso capaz de hundir al mundo en una recesión.

Al cierre de marzo, China era el tenedor extranjero con más bonos del Tesoro de Estados Unidos (conocidos como treasuries), con 1.12 billones de dólares, seguido de Japón (1.08 billones de dólares) y en un lejano tercer lugar, Reino Unido (317,100 millones de dólares), de acuerdo con datos del Departamento del Tesoro.

“Deshacerse de forma masiva de los bonos del Tesoro sería el último recurso de China y sólo lo aplicarían en caso de que se llegue a gravar con aranceles la totalidad de sus bienes que importa Estados Unidos”, dijo Eugenio Gallegos, analista financiero y bursátil independiente.

La venta masiva de bonos del Tesoro por parte de China traería severas consecuencias inmediatas, no solo para ambas potencias, sino para el mundo.

El primer efecto sería una caída pronunciada en el precio de los bonos afectando a China, principal tenedor, y el dólar se depreciaría ante las principales divisas.

“A la par, los mercados accionarios se desestabilizarían, por decir lo menos, y aceleraría el proceso de desaceleración global al que vamos a entrar y lo intensificaría, pudiendo convertirse en recesión”, comentó Gallegos.

Sin tomar en cuenta un escenario catastrófico, como una escalada en la guerra comercial, el Banco Mundial ya recortó en 30 puntos base su estimado para el crecimiento de la economía global para este año a 2.6%.

El 2.6%, además de ser una desaceleración respecto al 3% del año pasado, sería el peor crecimiento mundial desde 2016.

Riesgo contra refugio

Un movimiento abrupto de China sobre los bonos del Tesoro que posee, obligaría al inversionista a dejar sus posiciones en activos como acciones y buscar coberturas en dólares, yenes, francos suizos, oro o en los mismos bonos del Tesoro.  Todos los anteriores, considerados los activos de refugio por excelencia en épocas de crisis.

“La limitante más relevante para poder tomar una medida radical, como vender gran cantidad de treasuries como presión, es que el dólar es y seguirá siendo moneda de reserva mundial”, dijo Jonathan Zuloaga, asesor macroeconómico y de mercados de Columbus.

Un activo de refugio sirve para hacer frente a la incertidumbre del mercado. La estabilidad y el valor que conservan a lo largo del tiempo lo hacen atractivos para los inversionistas cuando los tiempos son adversos.

Lejos de un acuerdo

Un acuerdo comercial entre las principales potencias económicas aún luce lejano.

Hasta el momento, Estados Unidos ha impuesto el equivalente a 250,000 millones de dólares de aranceles sobre productos chinos y ha amenazado con aplicar tarifas por otros 325,000 millones de dólares.

China ha respondido con 110,000 millones de dólares de aranceles.

“Ambas partes parecen estar atrincheradas y el siguiente paso podría ser una escalada en la guerra comercial”, comentó en un análisis Esty Dwek, jefa de estrategia global de Natixis IM.

El 28 y 29 de junio, se celebrará la cumbre del G20 en Osaka, Japón. Lo anterior ha sido el escenario perfecto para que Trump lance amenazas contra Xi Jinping, presidente de China.

“China quiere llegar a un acuerdo. Quieren llegar a un acuerdo más que yo”, dijo Trump en una entrevista para CNBC.

Trump dijo que si no se reúne con Xi Jinping en Osaka aplicará 300,000 millones de dólares de aranceles a importaciones chinas.