peso ganancias

31 de diciembre 2021 | 3:27 pm

Advertisement

El peso consignó su segundo año consecutivo con pérdidas frente al dólar; sin embargo, logró su mayor ganancia mensual en 2021.

El tipo de cambio finalizó la jornada cotizando en 20.5075 pesos por dólar, una depreciación diaria de 0.18%, según datos de Banco de México (Banxico). En su comparación anual, la moneda mexicana registró una pérdida de 2.72%, con lo que ligó su segundo año en terreno negativo.

Sin embargo, en su comparación mensual, el peso cerró con una apreciación de 4.68%, lo que representó su mayor ganancia para un periodo similar desde noviembre de 2020, cuando consiguió un avance 5.43%.

Al menudeo, el billete estadounidense se vende en 21.02 pesos en ventanillas de Citibanamex, lo que significa un precio de dos centavos más barato que el registrado al cierre de la jornada de ayer.

De acuerdo con Banco Base, desde el punto de vista técnico, el tipo de cambio ha perforado los promedios móviles de 50 días y 100 días en un periodo de siete días, lo que abre la puerta a que, en el corto plazo, el tipo de cambio se ubique cerca del siguiente soporte clave de 20.27 pesos por dólar (promedio móvil de 200 días). 

En diciembre, el peso mexicano ha sido la divisa más apreciada en la canasta amplia de principales frente al dólar, mostrando un avance de 4.84%, al reducirse el nerviosismo asociado a los factores que ocasionaron la depreciación del peso en noviembre. 

El 9 de noviembre, el tipo de cambio tocó un mínimo de 20.25 pesos por dólar, antes de que se conjugarán factores que presionaron el tipo de cambio hasta el máximo en el año de 22.15 pesos por dólar el 26 de noviembre. 

Además, señaló que en el corto plazo, los factores que ocasionaron la depreciación del peso durante noviembre representan una menor preocupación para el mercado cambiario.

También dijo que en varias sesiones de noviembre se observó una alta correlación entre el desempeño de la lira turca y el peso mexicano, por lo que se registró un efecto arrastre. 

Sin embargo, la entidad financiera mencionó que si bien la lira siguió depreciándose durante diciembre, dejó de ser un catalizador para el desempeño del peso mexicano, ya que su caída obedece a las expectativas sobre su política monetaria, la cual carece de autonomía del gobierno turco y existe la posibilidad de recortes adicionales a la tasa de interés, contrario a lo observado y esperado en México. 

Por otro lado, comentó que en noviembre el dólar se fortaleció 1.91% ante la posibilidad de que se anunciara un recorte agresivo al programa de compra de bonos de la Reserva Federal (Fed), enviando la señal de que los incrementos a la tasa de interés podrían ocurrir desde el segundo trimestre del 2020 y a un mayor ritmo. 

“Esto se confirmó en el anuncio de política monetaria del 15 de diciembre, por lo que el mercado ha dejado de especular a favor del dólar en espera de más información económica relevante en enero”, dijo Banco Base. 

Añadió que en diciembre, el índice ponderado del dólar ha retrocedido 0.56%. 

La ruta de Banxico

Respecto a la incertidumbre sobre el futuro de la política monetaria de Banco de México (Banxico), Banco Base señaló que durante el mes pasado, hubo dudas sobre el futuro de la política monetaria luego de que, tras rumores, se dio a conocer que el presidente de México retiró la nominación del exsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, a la posición de gobernador del Banco de México. 

A ello se sumó la nominación sorpresiva de Victoria Rodríguez Ceja, subsecretaria de egresos de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que ocasionó presiones directas al alza para el tipo de cambio. 

Sin embargo, durante diciembre, Victoria Rodríguez y el presidente Andrés Manuel López Obrador, han reiterado la importancia de respetar la autonomía y que el objetivo de Banxico es el control de la inflación.

Además, el 16 de diciembre Banco de México subió la tasa de interés en 50 puntos base a 5.50% debido a las fuertes presiones inflacionarias, enviando la señal al mercado de que probablemente seguirán subiendo la tasa en los primeros meses del 2022, antes de que la Fed comience su ciclo de normalización de la tasa de interés.