fbpx

13 de marzo 2019 | 5:00 am

Ser parte de un club selecto puede dar estatus o permitir la exposición de inversionistas, pero no estar en él no significa el fin.

El S&P/BMV IPC de la Bolsa Mexicana de Valores engloba a las empresas más grandes y más operadas del mercado accionario del país. El objetivo de S&P Dow Jones Indices, empresa dedicada análisis e investigación, es proporcionar un índice amplio, representativo y fácil de replicar.

Dos veces al año S&P Dow Jones Indices hace el rebalanceo del índice mexicano, proceso en el que las emisoras que no cumplan con ciertos requisitos son sustituidas.

En septiembre de 2017, las acciones de Bolsa Mexicana de Valores (Bolsa) abandonaron el IPC. Si bien una salida del principal índice accionario significa menor exposición a los grandes fondos de inversión –como BlackRock y Vanguard– una baja en la demanda de los papeles y un posible impacto en los precios de las acciones, no resintieron lo anterior.

Los títulos de Bolsa, desde mediados de septiembre del 2017 al día de ayer, presentan un rendimiento de 36.97%.

Bolsa no es la única emisora que ha tenido un desempeño positivo fuera del IPC. A finales de septiembre del 2018, los papeles de Grupo Carso se despidieron del índice; desde dicha fecha a este martes, presentaron un alza de 19.07%.

En ese mismo año, los títulos de Volaris salieron del índice accionario; actualmente acumulan un incremento de 14.16%.

Independientemente que una empresa pertenezca a un índice, siempre tienen un desempeño individual. Acá van a entrar varios factores, el más importante son los sólidos fundamentales que pueda tener

comentó Alan Robles, estratega de inversiones en CM Derivados.

La solidez financiera de una empresa y la expectativa que ésta pueda generar ante los analistas e inversionistas del mercado es lo que terminará por definir el rumbo de la empresa en Bolsa.

Escenario complejo

Desde julio, el S&P/BMV IPC no cotiza por encima de las 45,000 unidades y el escenario al que se enfrenta el índice es complejo.

El temor de una desaceleración económica en México más pronunciada de lo esperado y posibles recortes a la calificación soberana del país han sido algunos de los factores que han restado atractivo a la renta variable mexicana. Además, la renta fija (bonos) mexicana llama la atención al pagar los rendimientos más atractivos entre emergentes.

El IPC está en una zona complicada en el sentido que tendría superar los 44,000 puntos para ver algún tipo de escenario más favorable; mientras no se ubique por debajo de las 40,000 unidades, hay cierta estabilidad

dijo Juan Francisco Caudillo, analista técnico senior de Grupo Financiero Monex.

Este martes el IPC cerró en 41,740.62 puntos.

No todo es negativo para el índice. La presión a la que se ha sometido los últimos meses ha hecho que las valuaciones del IPC sean las atractivas de los últimos años.

“Una eventual baja en las tasas de interés en México (por menor crecimiento económico) y la expectativa de nuevas medidas que mejoren la condición de Pemex (ambas este año), generarán interés en emisoras con castigo excesivo”, de acuerdo con un análisis de Carlos Ponce, socio Fundador de SNX, Constructores de Patrimonio.

El próximo 19 de marzo, Bolsa y Grupo Carso se reintegrarán al IPC para ocupar los lugares que dejarán Grupo México Transportes y Lala. El siguiente rebalanceo del S&P/BMV IPC se realizará en septiembre del 2019.