3 de diciembre 2018 | 9:15 am

Este lunes, el Consejo de Administración de Grupo Aeroportuario de Ciudad de México (GACM) emitió una oferta de recompra por 1,800 millones de dólares de los 6,000 millones de dólares en bonos emitidos para financiar la construcción de Nuevo Aeropuerto Internacional de México.

Lo anterior provocó que el precio de los bonos -al menos tres de los cuatro colocados en mercados internacionales- presenten un incremento superior a 12%. La oferta del GACM vence el 2 de enero a las 23:59, hora de Nueva York.

De los bonos (deuda) colocada a 30 años, el precio de los instrumentos aumenta hasta 13.70% y de los colocados a 10 años, el alza es de 0.09% y 12.18%, de acuerdo con información de Bloomberg.

El mercado seguirá atento a lo que pueda resultar de la evaluación (del NAIM) y existe la posibilidad de que el tipo de cambio cotice por debajo de 20 pesos por dólar si decidiera no cancelarse su construcción”, comentó Gabriela Siller, director de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, en un análisis.

El incremento en el precio de los bonos hizo que la tasa de rendimiento que pagan disminuya. Cuando un instrumento es considerado de alto riesgo, el rendimiento que se le paga al inversionista es mayor; mientras más seguro sea, menos tasa paga.

La recompra de bonos del NAIM no se hará con intercambio con Certificados de la Tesorería (Cetes), de acuerdo con la minuta del nuevo consejo de administración del (GACM), ya que afectaría la deuda soberana. Además, no es necesario porque se cuenta con el sólido respaldo de los ingresos del TUA, que hace de los bonos un instrumento muy sólido, comentó Joel Martínez, director General de Visor Financiero, en un análisis.

Los bonos emitidos están respaldados por el gobierno y por la Tarifa Única Aeroportuaria (TUA) que se cobra del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) Benito Juárez.

Los bonos se emitieron bajo la ley de Nueva York, con lo que pueden caer en default técnico en ciertos casos. En este sentido, el riesgo más serio para las cuatro series de bonos del NAIM es el anuncio oficial de cancelación del proyecto.

“En esas emisiones (de bonos) hay una serie de condicionantes, que señalan que los recursos captados se aplicarían al nuevo aeropuerto en Texcoco, entonces,  lo primero que requerimos es un consentimiento  los tenedores de los bonos de que esos recursos se podrán usar para un nuevo aeropuerto pero en otro lugar”, dijo este lunes Gerardo Fernando Bravo, nuevo director del GACM, en una entrevista con Grupo Radiocentro.

De acuerdo con la minuta, la recompra es el primer es una acción inmediata para mitigar el riesgo en los mercados y con esto se da certeza y un trato justo a los inversionistas, además busca que haya suficientes propuestas de aceptación para pode anunciar el cierre de la operación del NAIM en la segunda quincena de diciembre.

La decisión de la recompra de bonos también responde a mandar un mensaje claro a calificadoras que han puesto en revisión la perspectiva de la calificación del Gobierno Federal y de Pemex, dijo Martínez.

En octubre, Fitch Ratings cambió la perspectiva de la calificación de Pemex a ‘Negativa’ desde ‘Estable’ como reflejo del deterioro del perfil crediticio de la empresa y por la incertidumbre creciente sobre la estrategia futura de negocios de Pemex.

A las 16:00 horas este lunes, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda, tendrán una reunión para tratar a detalle el tema del NAIM.

“Reitero que están garantizadas las inversiones de los accionistas (del NAIM) y se están llegando a acuerdos”, dijo AMLO este lunes en conferencia de prensa y agregó que el martes por la mañana dará a conocer los detalles de la reunión.

Mientras tanto la construcción del aeropuerto en Texcoco continuará hasta resolver todos los temas con los bonistas.

Luego que el nuevo gobierno decidió cancelar el NAIM y los precios de los bonos cayeron, los fondos buitre comenzaron a sobrevolar.