17 de marzo 2022 | 5:00 am

Advertisement

La moneda mexicana se ha mantenido como una de las divisas más resistentes ante la volatilidad e incertidumbre que está generando el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

Del 23 de febrero un día antes de la invasión al 16 de marzo, el peso acumula una depreciación de 1.94% frente al dólar, menor a la de 14 de sus pares de una canasta de las 31 principales monedas, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Como resultado de la guerra en Ucrania, el peso se depreció porque hubo un efecto directo sobre el mercado cambiario en general (…) Si tomamos como punto de partida el 23 de febrero, el peso se ha depreciado; sin embargo, no es de las monedas más castigadas

dijo Jesús López, subdirector de análisis económico de Grupo Financiero Base.

El peso argentino, la rupia india, el euro, el franco suizo, la corona danesa, el dólar de Taiwán, la corona checa, la libra esterlina, el yen japonés, el won coreano, el zloty polaco, el forinto húngaro, la lira turca y el rublo ruso son las divisas más depreciadas que la moneda mexicana en el periodo.

 

En tanto, la caída del peso es más profunda que la de la corona sueca, el dólar de Hong Kong, el ringgit de Malasia, el shekel israelí, el yuan chino, el dólar de Singapur, el peso chileno y el real brasileño.

Desempeño futuro del peso, incierto

Hacia los próximos meses, el desempeño del peso mexicano dependerá del tiempo que dure el conflicto, así como la reacción de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) a las presiones inflacionarias.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed subió en 25 puntos base su tasa de interés, y de adoptar una política monetaria más restrictiva a lo largo del año el dólar se fortalecería en los mercados globales.

Nuestra expectativa es que durante el año el tipo de cambio tendrá una depreciación, en línea con una política monetaria más restrictiva por parte de la Fed. Se espera que en 2022 habrá hasta seis incrementos en la tasa de interés en Estados Unidos. En el intermedio hay eventos que generan volatilidad como el caso de la guerra

comentó Carlos González, director de estrategia y análisis bursátil de Monex.

Señales de paz tranquilizan al mercado

Al cierre de la jornada del miércoles, el tipo de cambio cerró en 20.6087 pesos por dólar, según el precio de referencia de Banco de México (Banxico), luego de que apenas el 8 de marzo repuntó por encima de las 21 unidades, a su peor nivel desde diciembre del año pasado.

La reacción del mercado cambiario es consistente con una menor aversión al riesgo, ya que portavoces del Kremlin dieron señales de que puede llegarse a un acuerdo para cesar la guerra, mientras persisten las negociaciones entre ambos países.

También lee: Destino de Ucrania se está decidiendo: Zelenski habla ante el Congreso de EU

Ante ello, todas las principales divisas comienzan a recuperar terreno frente a su par estadounidense, que es considerado como un activo de refugio en momentos de incertidumbre. De hecho, el rublo ruso, la moneda más afectada por las sanciones a Rusia, cotiza por debajo de 100 unidades por dólar, tras tocar un mínimo histórico de  177 unidades a inicios de este mes.

 

Las monedas apreciadas

Durante el mismo lapso, las monedas con el mejor desempeño de la canasta son el peso colombiano, con una apreciación de 1.93%; el rand sudafricano, de 1.43%; el dólar neozelandés, de 0.97%; el dólar australiano, de 0.80%; el dólar canadiense, de 0.45%; el sol peruano, de 0.34%, y la rupia de Indonesia, de 0.18%.

La corona noruega es la única divisa que no presenta cambios en el periodo, aunque sus movimientos han oscilado entre ganancias y pérdidas debido a la volatilidad global del mercado cambiario.

Las más apreciadas desde entonces son principalmente de países productores de materias primas cuyas economías se ven beneficiadas con alzas en los precios de los commodities. Son países que están alejados del conflicto

mencionó López.

Para González, las monedas latinoamericanas, el peso colombiano y el sol peruano, también han sido favorecidas por el ciclo de alzas de tasas que iniciaron sus bancos centrales por los altos niveles de inflación.

Advertisement