13 de noviembre 2018 | 5:00 am

La incertidumbre local e internacional provocó que durante la última semana de octubre los inversionistas extranjeros vendieran parte de sus posiciones en valores gubernamentales de México, conocidos comúnmente como capitales ‘golondrinos’.

Desde el 24 de octubre, los extranjeros redujeron en 32,303 millones de pesos su tenencia de deuda mexicana (como Cetes y Bonos M) a 2.1 billones de pesos, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico).

Se está formando la tormenta perfecta para los bonos mexicanos

Édgar Arenas, gerente de Estrategia e Inversión de CI Banco.

Por un lado, la falta de certeza y confianza en el plano nacional y por el otro, un alza de tasas de los principales bancos centrales (como la Reserva Federal) han presionado a la renta fija mexicana.

En la parte local, las decisiones como cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) en Texcoco hizo menos atractivo invertir en bonos mexicanos.

A los inversionistas no les gustan los rumbos inciertos, por lo que exigen reglas claras para entrar. De lo contrario, no solo se pierde la confianza, se retiran de lugares que no les dan garantías”, comentó Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics.

Cetes y Bonos M, los más vendidos

Las principales bajas de valores gubernamentales en manos de extranjeros se registraron en Cetes (14,636 millones de pesos) y en Bonos M (16,482 millones de pesos).

Además, por primera vez –de forma sostenida– desde finales del 2016, los inversionistas foráneos ya no tienen el 60% de los Bonos M; a finales de octubre la tenencia de estos instrumentos en manos de extranjeros se ubicó en 59.67%.

En la parte internacional, uno de los eventos que puede añadir más incertidumbre es la aprobación del T-MEC. Aunque no se esperan sorpresas, como cancelar su firma, sí se prevé que la configuración del Congreso de Estados Unidos pueda ejercer alguna presión, de acuerdo con Santiago Leal, subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte Casa de Bolsa.

Aunque el panorama base de los analistas consultados no contempla una fuga de capitales, los aumentos en la salida de estos activos puede acarrear presiones en el tipo de cambio, lo cual terminaría por impactar la inflación y, ante dicha presión, el Banco de México tendría que ajustar al alza su tasa de interés.

Mayores tasas de interés aumentan los costos del financiamiento y terminan por impactar en el crecimiento económico.

Actualmente, la tasa referencial de Banxico se ubica en 7.75% y todo a punta a que este jueves el banco central la elevará 25 puntos.

De economía a la política 

En las últimas sesiones, el movimiento de los mercados mexicanos ha estado marcado por las declaraciones de actores políticos como Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado, a partir de la propuesta de ley que presentó la semana pasada para eliminar 13 comisiones bancarias.

“Hoy, lamentablemente, dejamos de focalizar el tema económico y estamos volteando más a lo político. Cuando lo político trasciende a lo económico, no podemos tener un panorama claro”, comentó Arenas.

Monreal propuso cambios a la ley para eliminar las comisiones bancarias, a las que él considera “un abuso cercano a la usura”. La propuesta llevó a las acciones del sector financiero a retroceder cerca de 20%. Los títulos de Banorte cayeron del jueves al lunes casi 19%, a un precio de 98.64 pesos por papel.

“A los mercados no les asustan los nuevos gobiernos ni de izquierda ni de derecha, lo que sí les preocupa es la incertidumbre acerca de cómo un nuevo gobierno va a gobernar”, dijo Coutiño.