fbpx

13 de septiembre 2019 | 5:00 am

El 15 de septiembre de 2008 será recordado como uno los días más oscuros en la historia de los mercados financieros en el mundo.

La mayoría de las acciones presentaban derrumbes no vistos en al menos cinco años, los índices accionarios estaban totalmente en rojo y el sistema financiero de Estados Unidos cayéndose a pedazos, así fue septiembre de hace 11 años.

El punto de no retorno fue la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, un gigante financiero fundado en 1850, que el 15 de septiembre de 2008 se desplomó 94% en cuestión de horas tras el anuncio de su quiebra.

Los índices accionarios como el Dow Jones y el S&P 500, los dos más importantes de Estados Unidos, se hundieron ese día 4.42 y 4.71%, respectivamente. Entre las empresas de mayor valor de mercado de hace 11 años, Exxon cedió 5.48%, General Electric 8.04% y Citi 15.14%.

En México, las celebraciones del 15 de septiembre fueron opacadas.

Trabajaba en el centro de información de la Bolsa Mexicana que estaba en el piso de remates. Ahí recibíamos las llamadas de personas que tenían dudas sobre temas bursátiles. El día de la quiebra de Lehman, los teléfonos no dejaban de sonar, no entendían porqué las caídas tan fuertes del mercado. Nunca había visto algo similar

recordó Jacobo Rodríguez, quien hoy es director de análisis financiero de Black Wallstreet Capital.

La desaparición de Lehman Brothers y el estallido de la crisis subprime sumergió a Estados Unidos y buena parte del mundo en una crisis económica que duró 18 meses y fue 17 veces más profunda de lo que sucedió en 2001, de acuerdo con estudio de la Asociación Nacional de Economía de la Empresa (NABE, por sus siglas en inglés).

El contagio de las caídas en Estados Unidos se extendió a todo el mundo. El IPC,  el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), borró en la sesión del 15 de septiembre 970 puntos y empresas como América Móvil y Cemex cayeron casi 5%.

Me acuerdo de un buen amigo que estaba apalancado y lo limpiaron; literalmente lloraba. Yo estuve tan mal que un día tuve la sensación de querer vomitar y era por una méndiga posición de ICA

dijo un trader conocido como Palm.

La crisis subprime se originó en Estados Unidos y estalló por la incapacidad de las personas de pagar sus créditos hipotecarios otorgados por instituciones bancarias.

Las acciones de ICA cayeron 10.76% en la sesión del 15 de septiembre.  ICA, junto todas las empresas mexicanas expuestas al sector de la construcción, no han logrado recuperarse de la crisis de 2008. Nombres como GEO ya pasaron a la historia y otras como ICA, Sare y Homex -por mencionar algunas- viven momentos de profundas reestructuras financieras.

“He tenido la costumbre de llevar libretas con notas de lo que pasa en el día. Tomé la decisión invertir en un fondo indexado al IPC y pensar que daría la vuelta el mercado. Me acuerdo perfecto de un dibujo que hice de un muñeco tirado y descalabrado”, dijo Palm.

Operadores con caras largas, gritos y emisoras suspendidas, así se vivía el piso de remates de la Bolsa Mexicana de Valores.

Me acuerdo mucho de una inversión que tenía de un fondo referenciado al índice brasileño Bovespa (GBMBRA). Solo ese día perdió alrededor del 15% y en cuestión de semanas esa inversión perdió más de 50%. Fue un 15 de septiembre sin ganas de festejar

dijo Rodríguez.

Los principales índices de Estados Unidos cerraron septiembre con bajas de hasta 9% y para octubre, los derrumbes superaron el 15%. Al cierre de 2008, el Dow Jones y el S&P 500 habían perdido más de 30% de su valor, su peor año desde 1931, después de una ola de quiebras bancarias.

El IPC cayó 24.23% en el 2008, su peor desempeño desde 1998, cuando la crisis rusa y brasileña terminaron contagiando a mercados como el mexicano.

“En este negocio solo sobreviven los necios, locos, perseverantes y los que cuándo tienen un gran problema se paran con la espalda pegada a la pared y saben que lo único que pueden hacer es ir hacia el frente”, dijo Palm.