fbpx

14 de marzo 2019 | 5:00 am

Venezuela se enfrenta a un nuevo problema: la entrada en vigor de sanciones económicas por parte de Estados Unidos.

El Departamento del Tesoro anunció el 28 de enero sanciones que prohíben hacer tratos comerciales con PDVSA, la petrolera estatal de Venezuela.

La importación de crudo venezolano por parte de Estados Unidos cayó a un mínimo –de al menos cinco años– de 83,000 barriles de petróleos por día en la semana del 3 de marzo; una semana después, subió a 112,000 barriles, de acuerdo con la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por su sigla en inglés).

El 80% de las exportaciones venezolanas son de petróleo crudo y 10% de petróleo refinado. Además, cerca del 50% de todas las exportaciones (con valor aproximado de 12,500 millones de dólares) del país tienen como destino Estados Unidos, su principal socio comercial.

La menor importación de crudo venezolano por parte de Estados Unidos y las sanciones del Departamento del Tesoro se suman a una larga lista de problemas económicos a los que se enfrenta el país sudamericano, recientemente afectado por un apagón que dejó a gran parte del territorio sin energía eléctrica.

Para el 2019 se espera una contracción de la economía venezolana de 12.4%, una hiperinflación de 70,000,000% y una tasa de desempleo de 22.3%, de acuerdo con analistas consultados por FocusEconomics.

La compleja situación económica en la que se encuentra sumergida Venezuela es comparable con el colapso de la Unión Soviética en 1991 y la inflación va más allá de los estándares de ‘hiperinflación’, de acuerdo con un estudio del Instituto de Finanzas Internacionales.

Lo que se ve en el horizonte inmediato es que la fuente de ingresos de (Nicolás) Maduro se irá secando y esto aumentará las presiones sobre él

dijo Raúl Brindas, académico de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP).

Los temas económicos para el gobierno de Maduro se complican con la presencia de Juan Guaidó, quien a finales de enero se autoproclamó “presidente encargado de Venezuela” y desconoció a Maduro como titular del Ejecutivo.

Alrededor de 65 países, incluido Estados Unidos, respaldan a Guaidó en este conflicto político.

“El gobierno de Venezuela ha generado las condiciones para imitar a la Alemania de 1923 y las medidas tomadas por Maduro no acabarán con la crisis actual, sino que incluso pueden acelerarla, por lo que podemos entonces anticipar la continuación del éxodo desde Venezuela y un nuevo episodio de hiperinflación”, dijo Philippe Waechter, economista en jefe de Ostrum Asset Management, filial de Natixis IM, en un estudio.