fbpx
netflix

14 de marzo 2019 | 5:00 am

Por: Andrea Villar y Marisol Morelos

Todos los caminos llevan a Roma y Netflix llevó a la película de Alfonso Cuarón a los Oscar.

El filme dirigido por el mexicano acaparó los reflectores al llegar con 10 nominaciones a la ceremonia 91 de los Premios de la Academia y se convirtió en el primer largometraje distribuido por Netflix en ser nominado en la categoría de Mejor Película.

Por primera vez, la plataforma de streaming estuvo muy cerca de consolidarse en la industria cinematográfica, gracias al trabajo del mexicano.

Roma fue producida y financiada por Participant Media, la cual se encargó de convencer a los posibles distribuidores. De acuerdo con Los Angeles Times, entre estos se encontraban estudios tradicionales como Fox Searchlight.

Según Cuarón, casi todas dudaron de la viabilidad comercial de una película cuyo idioma original no era el inglés y que además se filmó en blanco y negro. Sin embargo, Netflix fue la excepción y decidió sumarse con la distribución.

La compañía dio cabida a la propuesta de un director mexicano y la impulsó hasta llegar al teatro Dolby para recibir tres premios de la Academia.

Netflix es el ‘rey Midas’ de la industria. En la historia de la plataforma, se suman otros casos como ‘Roma’: proyectos que las casas productoras o grandes televisoras rechazaron, que son cobijados por el financiamiento de la tecnológica y al final lograron convertirse en producciones exitosas.

Entonces, ¿por qué se convirtió en un imán de contenido?

Parte de la disrupción de la empresa tiene que ver con su modelo de negocio, que resulta más atractivo que el de la industria tradicional.

En la vieja escuela solo se apoya a las casas productoras con alrededor de 60 o 70% del costo total de la producción, el restante es absorbido por éstas a través de acuerdos de licencia y redifusión.

“Netflix funciona con un modelo de costo plus (costo más margen), lo que significa que pagan a la productora alrededor de una prima del 50 y 60%”, explicó a EL CEO la analista senior de entretenimiento en Bloomberg, Gheeta Ranganathan.  

Esto lo sabían los hermanos Duffer, quienes después de haber sido rechazados más de 15 veces llegaron con el director de contenido de Netflix, Ted Sarandos, a ‘pitchearle’ su guión.   

‘Stranger Things’, la serie de los Duffer, obtuvo cinco galardones Emmy.

Toma dos: Netflix no tiene miedo de abrir la cartera

La compañía tiene con qué apostar. De las plataformas de streaming, es la que posee un mayor presupuesto para producir contenido original.

Este año planea gastar aproximadamente 9,000 millones de dólares en producciones ‘in house’, de los 15,000 millones de dólares que posee en efectivo. En la industria del entretenimiento, es una de los mayores inversiones fuera de los deportes.

“El contenido original crecerá en los próximos años. Será alrededor de 50% del presupuesto total en los siguientes cuatro a cinco años”, aseguró Ranganathan.

Lo anterior atrae los reflectores de los directores y productores.

Toma tres: Más producciones, sí, pero a un mayor costo para el usuario

A mediados de enero, Netflix aumentó entre 13 y 18% los precios a sus suscriptores en Estados Unidos, lo que marcó la primera vez que la plataforma subió el costo desde octubre de 2017.

El director de producto de Netflix, Gregory K. Peter, aseguró durante una llamada con inversionistas en relación a los resultados financieros del cuarto trimestre de 2018, que el modelo en el que creen es el de invertir efectivamente el dinero que los suscriptores aportan cada mes para generar buen contenido y una mejor experiencia de producto.

“Si lo hacemos bien, creamos más valor para nuestros suscriptores y ocasionalmente acudiremos a ellos y les pediremos un poco más de dinero para que podamos comenzar el  próximo ciclo de inversión”, agregó K. Peter.

¿Corte y queda?: los que vienen a apantallar

Netflix no tiene miedo a pagar. Por esa razón no estará en desventaja frente a los competidores tradicionales que ya se preparan para lanzar sus plataformas de streaming.

Uno de ellos es Walt Disney, que creará Disney+ y será lanzada a finales de 2019, mientras que se espera que Apple anuncie su servicio de streaming el 25 de marzo, en el que habrá contenido de HBO, Showtime y Starz.

Además, el contenido con licencia estaría por decirle adiós a Netflix, pero la compañía no los dejará ir tan fácil.

A principios de diciembre se anunció que la serie Friends dejaría de estar disponible en la plataforma a partir de 2019 en Estados Unidos.

Tras las quejas de los usuarios, Netflix anunció un acuerdo con Warner Media -adquirida por AT&T en 2018 por 85,000 millones de dólares- para mantener la serie en su catálogo a cambio de 100 millones de dólares, 30% más de lo que pagó previamente.

“El contenido con licencia crecerá, pero a una tasa mucho menor. Tienen una audiencia global, lo que significa que pueden amortizar esos costos a través de una base de clientes más grande”, aseguró la especialista Ranganathan.

Hoy Netflix cuenta con más de 139 millones de suscriptores en todo el mundo.

Sin embargo, un estudio publicado por Ampere Analysis reveló que 80% de la programación que ven los usuarios de Netflix es contenido con licencia y 20% contenido original.

Para combatir esto, Netflix ha invertido poco más de 16,000 millones de dólares en producciones como Bird Box, Narcos y 13 Reasons Why, que son solo tres de los más de 700 títulos propios que la plataforma de streaming desarrolló con la finalidad de retener a sus suscriptores.

“El contenido original crecerá en los próximos años. Será alrededor de 50% del presupuesto total en los próximos cuatro a cinco años”, aseguró la analista de Bloomberg.