23 de mayo 2020 | 5:00 am

Por Barani Krishnan

Con el crudo estadounidense finalmente de vuelta a los 30 dólares por barril, uniéndose a su homólogo británico el Brent en esa marca a pesar de los persistentes estragos del coronavirus, el petróleo de referencia West Texas Intermediate tendrá su primera prueba de estrés este fin de semana —un puente de cuatro días que culmina con la celebración del Día de los Caídos en Estados Unidos.

Desde que se convirtiera en festivo federal oficial en 1971 para honrar a aquellos que murieron sirviendo en el Ejército de Estados Unidos, el Día de los Caídos se ha convertido en el marcador del comienzo del verano, con reuniones familiares, barbacoas, desfiles por las ciudades y el primer chapuzón tras el invierno en las albercas y playas en todo el país. Los viajes por carretera también son ampliamente populares, a menudo con la mayor cantidad de estadounidenses al volante en comparación con cualquier otra época del año.

El petróleo va a experimentar una menor demanda en este feriado

Sin embargo, este año, se espera que toda la actividad del Día de los Caídos ocurra a un ritmo más lento debido al COVID-19 y a las continuas recomendaciones de distanciamiento social a pesar de la reapertura de gran parte de la economía en los 50 estados de Estados Unidos.

También faltará un indicador súper importante que ha servido de orientación para el inicio de la demanda estival de petróleo de verano en Estados Unidos: la encuesta anual de viajes antes del Día de los Caídos que lleva a cabo la Asociación Americana del Automóvil (AAA).

“Por primera vez en 20 años, la AAA no emitirá una previsión de viajes en el Día de los Caídos, debido al impacto del COVID-19 en los datos económicos subyacentes utilizados para crear este pronóstico”, dijo la asociación este lunes.

Pero si bien ese podría ser el caso, la AAA, que lleva pronosticando viajes del Día de los Caídos desde el año 2000, sí emitió un pronóstico para 2020.

“Con las pautas de distanciamiento social todavía en vigor, es probable que el volumen de viajes de este puente registre mínimos históricos”.

¿Han guiado los precios del petróleo la demanda?

Eso no sería sorprendente. Mientras que la demanda de petróleo está en “modo de recuperación”, las ganancias hasta ahora apenas han compensado lo perdido, independientemente del salto de más del 200% del WTI frente a los mínimos registrados por los precios hace tres semanas.

Según la AAA, unos 43 millones de estadounidenses se echaron a la carretera el año pasado por el Día de los Caídos, la segunda lectura más alta desde 2005.

La lectura más baja de este indicador se observó en 2009, con sólo unos 31 millones de viajeros, durante el año de la Gran Recesión que comenzó con la crisis financiera del año anterior.

Sin duda, la estimación de la AAA incluye a los estadounidenses que viajan en avión y otros medios de transporte como trenes y cruceros. El grueso, no obstante, siguen siendo los conductores.

Para muchos de los que se preguntan si el WTI justificará su precio por arriba de los 30 dólares, el pronóstico del Día de los Caídos de la AAA va a quedar lejos de cumplirse. Sus estimaciones llevan años siendo un indicador importante para el inicio de la demanda estival de gasolina. Este año, en particular, esta lectura será muy importante.

La gasolina es el único componente del petróleo cuya demanda aumenta

¿Por qué? Como ya hay tantos productos combustibles disponibles, el único que tiene la oportunidad de mantener el repunte del petróleo en marcha es la gasolina. A pesar de que la mayoría de los 50 estados de Estados Unidos han reactivado sus economías, la actividad de camiones apenas ha repuntado; el transporte público sigue siendo infrautilizado, ya que muchas personas continúan trabajando desde casa, y los vuelos no esenciales no han despegado. En tales circunstancias, la única fuente de demanda puede provenir de la conducción.

Las reservas de gasolina han experimentado la mayor caída de entre todas las de las reservas del sector energético reportadas semanalmente por la Administración de Información Energética de Estados Unidos, con una disminución neta de alrededor de 5 millones de barriles en las cinco semanas hasta el 8 de mayo, frente a las previsiones de un aumento neto de más de 11 millones.

Las reservas de destilados, que incluyen el diésel, han aumentado 18 millones de barriles en las tres semanas hasta el 8 de mayo.

La ausencia de lecturas de la AAA del Día de los Caídos para 2020 no significa que el mercado no tenga ni idea de cómo serán los viajes este fin de semana.

El siguiente conjunto de datos se publicará el 28 de mayo, con el informe de reservas de la semana actual. En esa publicación, inversionistas  y traders podrán volver a conocer la producción de gasolina anticipada por los refinadores, y cuánto llenaron los conductores sus depósitos para el viernes antes de comenzar su viaje por carretera el fin de semana. 

El impacto total de la demanda del Día de los Caídos será visible en el conjunto de datos del 3 de junio de la Administración de Información Energética que recogerá los datos del periodo desde el sábado al lunes.

GasBuddy estima que los viajes de verano de este año descenderán 44%

Además de los datos de la administración, conoceremos algunas estimaciones porcentuales de los viajes de verano publicadas por GasBuddy.com, que al igual que la AAA, realiza un seguimiento de los precios de la gasolina de Estados Unidos.

Según una encuesta de sus usuarios, GasBuddy prevé una disminución anual del 44% de los viajes desde el Día de los Caídos hasta el Día del Trabajo, que cae el 7 de septiembre.

“Por supuesto, el gran descenso de los viajes de este verano se debe al COVID-19”, dice GasBuddy en un blog.

“El 72% dijo que el virus ha impactado directamente en sus planes de viajes de verano: realizar menos viajes por carretera de los previstos anteriormente (48%), cancelar viajes que requieren vuelos (36%), y hacer viajes más cortos (24%).”

Si hay un lado bueno en la encuesta de GasBuddy, es que el 31% de los encuestados ha dicho que planea hacer al menos un viaje de verano por carretera este año.

Los precios bajos de la gasolina están jugando un papel importante, pues el promedio nacional actualmente se sitúa en más de un dólar por galón menos que el año pasado. En el caso de aquellos que planean salir a la carretera, 36% ha dicho que los precios bajos son un factor importante en su decisión, frente al escaso 6% que decía lo mismo el año anterior y al 5% de 2018.

La AAA coincide con el argumento de los bajos precios de la gasolina, afirmando que “la tendencia de los precios en surtidores que hacen frente a la presión a la baja probablemente continúe hasta el final de la temporada de conducción de invierno”.

El desempleo podría seguir siendo un lastre para la recuperación del petróleo

Pero podría hacer falta algo más que precios bajos para alimentar la historia del consumo de gasolina.

Art Berman, un analista que lleva siguiendo el mercado energético durante casi cuatro décadas —empezó como geólogo del petróleo—, ha dicho que la recuperación de la demanda hasta ahora sigue siendo menor según los estándares históricos, con un aumento todavía de 4 millones de barriles al día, o 20%, por debajo de la media de cinco años por primera semana en mayo.

“Y ése es el problema de la recuperación económica”, escribe Berman.

“El desempleo es probablemente del 20% cuando se ajuste el 15% oficial para incluir a aquellos que no buscan trabajo o que simplemente no han presentado una solicitud de subsidio por desempleo. La economía podría estar oficialmente reactivada, pero el número de personas que pierden sus empleos está aumentando. Estamos operando en función de una economía al 80% y eso puede parecer optimista para finales de año”.

Ahondando más aún en el repunte del petróleo, Berman entonces cuestionó por qué el mercado estaba celebrando que el WTI alcanzaba los 33 dólares cuando los datos indicaban que el 35% de las ganancias venían de la cobertura corta por parte de los traders que abandonan posiciones bajistas rentables.

“La razón principal para celebrar que el WTI está en 33 dólares es que ese precio es casi tres veces más elevado que el precio promedio de 11 dólares de la segunda quincena de abril”, dijo Berman, añadiendo que el precio de equilibrio medio ponderado para los principales perforadores de petróleo de esquisto de Estados Unidos como Diamondback (NASDAQ:FANG), Concho (NYSE:CXO) y Pioneer (T:6773) (NYSE:PXD) se mantuvo en más de 60 dólares por barril.

“Cualquiera que esté entusiasmado con el petróleo en 33 dólares tiene que plantearse eso”.

Esta nota apareció por primera vez en Investing.com