fbpx

10 de abril 2019 | 5:00 am

Los Fondos Cotizados en Bolsa (ETFs, por sus siglas en inglés) son uno de los instrumentos favoritos de los inversionistas y el Sistema Internacional de Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es un reflejo de ello.

Las principales razones que los inversionistas ven para operar estos instrumentos, no solo en México, sino en el mundo, son los bajos costos, transparencia, capacidad de diversificación y la facilidad de comprar y vender, gracias a que están listados en una bolsa de valores.

Lo anterior derivó que en el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC), del mercado mexicano, esté a 14 instrumentos de llegar a la marca de los 1,000 ETFs listados.

Son una de las áreas de oportunidad más grande en los mercados local y global

dijo José Oriol Bosch, director general de la BMV, al celebrar la 5a Cumbre de ETFs, en marzo.

México solo un reflejo de lo que sucede a nivel mundial. A enero de este año, había 6,548 ETFs listados en todo el mundo, en los que se administraban 5.019 billones de dólares, de acuerdo con la consultora independiente ETFGI.

Hoy en día, la aportación de los ETFs y el SIC es innegable. De acuerdo con datos de Grupo Bolsa, el SIC –incluyendo acciones– representa 40% del volumen operado del mercado mexicano; hace cinco años apenas era 20%.

El número de ETFs listados en la plataforma también ha sido exponencial. En 2004, cuando se creó el SIC apenas había 11 listados, dos administradores y 91% (10) era de un solo gestor de activos, iShares de BlackRock.

Hasta el martes, había 986 ETFs listados en el SIC y 30 administradores de activos. Pese a que iShares se mantiene como el más importante (con 362 listados), SPDR y Vanguard ya figuran como jugadores importantes, por activos listados.

No obstante, iShares es la marca favorita entre los que operan el SIC. De los cinco ETFs que más se compraron y vendieron en todo el 2018, todos pertenecen a iShares, de acuerdo con datos proporcionados por la BMV.

De ellos, dos tienen exposición a bonos gubernamentales estadounidenses (SHV y SHY), uno a bonos de tasa variable de empresas y gobierno estadounidense (FLOT), otro a renta variable de Estados Unidos (IVV) y el último a acciones de empresas de Japón (EWJ).

El apetito que el inversionista tiene por los ETFs es elevado, pero vendrán pruebas a superar.

Hay que ver en una corrección importante en el mercado, cómo juegan los ETFs. Ahí es donde la gente que siente que tiene menor riesgo por estar expuesto a un índice se dará cuenta del riesgo que trae. Esa será una prueba importante

dijo Mauricio Giordano, director General de Natixis IM México.

Buena parte de estos instrumentos replican el comportamiento de un índice, por lo que el inversionista cuando adquiere esta clase de instrumentos también compra todo el riesgo que puede existir en el mercado.

La incertidumbre en el mercado es palpable. El temor de una desaceleración económica mundial más profunda a lo espero o complicaciones en la guerra comercial entre Estados Unidos y China puede detonar en corrección de índices de manera importante, aunque ese no es el escenario base de la mayoría de los administradores de activos.

Mientras lo anterior no se concreta, y el furor por los ETFs crece, el SIC está cerca de imponer la marca de 1,000 listados, donde el inversionista puede invertir en pesos.

ENTREVISTA: Combatir la falta de confianza, el primer obstáculo de AMLO, dice Robert Shiller