fbpx

1 de febrero 2019 | 5:00 am

Enero fue un mes redondo para el peso, las bolsas locales y para el inversionista que apostó por los Fondos Cotizados en Bolsa (ETFs) como el EWW, que replica en dólares las acciones de empresas mexicanas.

El EWW ganó 9.28% en enero, su mejor desempeño mensual desde julio del año pasado. Dicho ETF está compuesto, principalmente, por títulos de empresas dedicadas a productos básicos de consumo (28.68%), comunicación (20.43%) y financieros (16.54%).

Un ETF tiene la diversificación de un fondo de inversión y la liquidez de una acción, al estar listado en bolsas de valores.

Nivel más alto desde noviembre

La recuperación del peso mexicano y el buen desempeño de los índices accionarios permitieron que el precio del EWW cerrara ayer en 45 dólares por unidad, su nivel más alto desde inicios de noviembre.

Parte del atractivo que tiene México responde al cambio de postura de la Reserva Federal (Fed). El miércoles, además de que el banco central mantuvo su tasa de interés, Jerome Powell, presidente de la Fed, dijo que los factores que sostenían el escenario de alzas a las tasas se han desvaneciendo, principalmente derivado de que las presiones inflacionarias son menores.

Además, se dijo que el proceso de normalización de la hoja de balance se puede modificar, lo que permitió fortalecer la expectativa que la Fed reducirá el ritmo de alzas de tasas, de acuerdo con un análisis de Banco Base.

Un discurso más dovish (encaminado a una política monetaria relajada) de la Fed, le vuelve a dar atractivo a los mercados emergentes. Además, México e Indonesia son los emergentes que registraron el repunte más importante en atracción de flujos de capitales, de acuerdo con un informe de Instituto Internacional de Finanzas (IIF).

Si bien una política menos restrictiva de la Fed ha jugado a favor del peso y los mercados accionarios, las elevadas tasas de interés que se tienen en el país son otro factor que llama la atención de los inversionistas.

La tasa de interés del Banco de México se ubica en 8.25%, contra el rango de 2.25 y 2.50% de la Fed. Lo anterior permite que un bono mexicano –en pesos– a 10 años pague un rendimiento de 8.43%, muy por encima de la tasa de un Bono del Tesoro de Estados Unidos a 10 años de 2.64%.

En enero, el peso se apreció 3.12% ante el dólar, mientras que el S&P/BMV IPC, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, avanzó 5.64%.

Estas son las emisoras del IPC de la Bolsa Mexicana que lucen más atractivas