fbpx
Bonos impulsarán a Afores (Cristian Laris)

4 de septiembre 2019 | 5:00 am

El apetito e interés de los inversionistas por los bonos gubernamentales mexicanos harán ganar a las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

El portafolio de inversión de las Afores tiene una elevada exposición a bonos gubernamentales y corporativos del país.

Entre ambos rubros se concentra alrededor de 72.2% de los recursos de los trabajadores administrados por las Afores, es decir, 2.69 billones de pesos del total de 3.73 billones de pesos, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) a julio.

El 27.8% restante del portafolio de las Afores está distribuido en acciones de empresas extranjeras y mexicanas, deuda internacional e instrumentos que brindan exposición al mercado de bienes raíces en el país.

De enero a julio de este año, las Afores acumulan rendimientos de 290,254 millones de pesos y, si se agrega las aportaciones voluntarias, el dato llega a los 400,259 millones de pesos.

En México existen 10 Afores que administran los ahorros de los trabajadores afiliados al IMSS y al ISSSTE.

En la parte de los instrumentos de renta fija gubernamentales, el precio de los bonos a dos años subió 0.20% en el último mes; los de 10 años avanzaron 3.58%, los de 30 años 4.87%. Mientras que el rendimiento de dichos instrumentos bajó entre 25 y 53 puntos base, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Un mayor apetito por los bonos provoca que el rendimiento del instrumento disminuya y el precio aumente, al tener más compradores interesados.

Los inversionistas han volteado a activos como los bonos mexicanos, al menos, por dos razones.

La primera es por la incertidumbre que pesa en el mercado financiero ante la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como por la preocupación de la salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europea. Estos factores han hecho que el inversionista busque activos menos riesgosos (como acciones) y opte por activos más seguros, como los bonos.

El 1 de septiembre entraron en vigor nuevos aranceles. Estados Unidos gravó 112,000 millones de dólares de importaciones chinas con un arancel de 15%. China respondió con aranceles de entre 5 y 10% por un monto de 75,000 millones de dólares.

En el Reino Unido, el martes, el primer ministro Boris Johnson perdió la mayoría absoluta en el Parlamento y todo parece indicar que se realizarán elecciones anticipadas, lo que nubla más el escenario de cómo se dará el Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Eventos como los anteriores llevaron al mercado accionario a presentar bajas durante agosto, algo que mermará el rendimiento de las Afores.

Otro punto a favor de los bonos mexicanos es su elevado rendimiento. Banco de México, pese a su recorte de 25 puntos base en agosto, tiene una tasa de interés de 8%.

Instrumentos de largo plazo que paguen más de 7% de rendimiento (como un bono mexicano a 30 años) sin ninguna duda, suena como una inversión interesante

dijo Amín Vera, director de análisis económico de Black WallStreet Capital.

Para los próximos meses el mercado de bonos luce atractivo. No se espera un pronto acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, por lo que la incertidumbre seguirá latente, y los principales bancos centrales continuarán con sus recortes de tasas, para hacer frente a la desaceleración económica.

El martes se dio a conocer que el sector de manufactura de Estados Unidos se contrajo por primera vez desde 2016, un síntoma más que la economía enfrenta dificultades.

En tanto, los recortes en las tasas de interés por parte de los bancos centrales impulsan al mercado de renta fija, al hacer más atractivos a los bonos que cotizan actualmente, ya que las siguientes colocaciones no tendrán rendimientos tan elevados.

Comisiones, a la baja

La Secretaría de Hacienda, a través de la Consar, anunció a finales de agosto que las comisiones que cobran las Afores a los trabajadores disminuirán de forma gradual, a lo largo del sexenio.

Con lo anterior, alrededor de 100,000 millones de pesos ya no se quedarán en las Afores y pasarán a las cuentas de los trabajadores hacia el 2024. En promedio, las Afores que operan en México cobran 0.98% de comisión y el objetivo es que descienda a 0.70% en 2024.